Las 9 claves para proteger tu smartphone de las ciberamenazas

428
Smartphone.
La mayor parte de la población dispone actualmente de un smartphone.

La protección de los dispositivos móviles va más allá de la protección del hardware, colocándole una funda o un cristal templado para proteger la pantalla. Porque, en muchas ocasiones descuidamos lo más valioso de nuestros equipos: la información y los datos que almacenan. Por eso recogemos 9 claves para proteger el smartphone de las ciberamenazas.

La ciberseguridad de un terminal móvil es vital para los equipos de empresa, pero también para el día a día de las personas. No olvidemos que en los smartphones se almacenan desde contraseñas hasta material sensible como puedan ser fotografías íntimas, conversaciones y otros datos, por eso es importante proteger también el software.

1. – Contraseña

La primera línea de defensa de un terminal es la contraseña, ya sea mediante un patrón, código numérico, reconocimiento facial o huella dactilar (estos dos últimos son los más seguros).

Sin una clave de seguridad estamos permitiendo que cualquiera que ponga las manos sobre el terminal pueda tener acceso a todo el contenido y a las aplicaciones. Lo ideal es utilizar uno de los dos sistemas más recientes, ya sea el de reconocimiento facial o la huella dactilar, pero si el smartphone no cuenta con ninguna de estas dos, la siguiente opción es utilizar una contraseña numérica, evitando siempre cualquier referencia al usuario (fechas de nacimientos o acontecimientos destacados de su vida, DNI, número de teléfono o similares) y por último el patrón de desbloqueo, la opción menos segura (pero menos es nada) que es recomendable cambiar con frecuencia, pues puede dejar marcas y rastros en la pantalla al introducir el patrón varias veces al día.

2.-  Proteger las aplicaciones sensibles

En segundo lugar, después de proteger el acceso inicial al terminal, hay que proteger aquellas aplicaciones que contengan una información sensible especialmente, como puedan ser aplicaciones bancarias (aunque estas suelen tener su propia seguridad), la galería de imágenes, aplicaciones de mensajería o redes sociales. En cada caso serán unas concretas. Esto añade una capa extra de protección al equipo (siempre es recomendable utilizar códigos diferentes, en caso del numérico o del patrón, para las aplicaciones y no el del teléfono).

3.-  Apps sólo de tiendas oficiales

Además de la protección para entrar en el equipo físicamente, es importante proteger también el interior y por eso es recomendable descargarse únicamente aplicaciones de tiendas oficiales como la Apple Store o la Play Store de Android, que no siempre aseguran que la app es 100% segura, pero sus niveles de seguridad son superiores que los de otras tiendas o portales de aplicaciones no oficiales.

Asimismo, es recomendable mantener un reducido nivel de apps, las justas, sin instalar aplicaciones que no se utilizan y vigilar qué permisos se están dando a cada aplicación, pues en muchos casos hay aplicaciones que piden permisos que no necesitan y es recomendable bloquearlos, sobre todo si se trata de un sistema desconocido.

4.- Cuidado con las WiFi públicas

El cuarto consejo para proteger el smartphone es extremar las precauciones con el uso de las redes WiFi públicas y/o abiertas, pues son nichos de entrada para que los ciberdelincuentes puedan acceder a los terminales y controlarlos o acceder a los datos, un tema de mayor riesgo, si encima el equipo es de empresa pues puede darle acceso a la red interna de la compañía.

Por eso, es recomendable evitarlas siempre o acceder a través de una VPN (red privada virtual) y en caso de hacerlo sin protección, no introducir ningún tipo de dato sensible como contraseñas o datos bancarios para evitar que queden expuestos a los delincuentes cibernéticos.

5. – Ojo con los cargadores públicos

Además de las WiFi públicas, es importante tener cuidado con los cargadores USB públicos, comunes en hospitales, aeropuertos y estaciones de metro, entre otros. Son comunes ya los ataques de ‘juice jacking’, es decir, un ciberataque que permite al delincuente grabar u observar todo lo que se hace mientras el terminal está conectado, o incluso descargar programas maliciosos en el dispositivo o extraer datos del equipo.

Para protegerse ante estos hecho, hay dispositivos que incluyen medidas de ciberseguridad, como el escudo USB de ESET.

6.-  Aplicaciones antirrobo

Otra clave para proteger el smartphone es utilizar aplicaciones antirrobo, como Cerberus para Android o Buscar mi iPhone en iOS, que permiten controlar el terminal a distancia para bloquear el acceso, alertas y geolocalización para encontrar el dispositivo en caso de que robo o extravío.

7.- Actualizaciones a tiempo

Al mismo tiempo, es básico mantener las aplicaciones y el dispositivo actualizado, pues aparte de las novedades que vayan incluyendo los desarrolladores, las compañías incluyen también parches a las brechas de seguridad que vayan descubriendo.

8.- Antivirus y ciberseguridad

Las compañías de ciberseguridad tienen aplicaciones de ciberseguridad para proteger los terminales, tanto de virus como de ransomware, tanto versiones gratuitas con menos especificaciones como versiones de pago más avanzadas.

9.- Copias de seguridad

Por último, es recomendable realizar copias de seguridad periódicamente para, en caso de perdida o robo, poder recuperar los datos y no perderlos.

Estos consejos son sólo una base para mantener los terminales protegidos, pero ante las constantes ciberamenazas que desarrollan los ciberdelincuentes hay que mantenerse siempre alerta para proteger nuestros equipos.