Divertida conferencia sobre Ciberseguridad en la Fundación Juan March

489
Pablo Lopez y Gianluca Dantonio
Pablo López y Gianluca D'Antonio

El ciclo de conferencias que ofrece la Fundación Juan March denominado “La Cuestión palpitante” ofreció una charla en la que hubo lleno hasta la bandera. Ha sido la conferencia de ciberseguridad más divertida de este mes de octubre. Hubo risas, aplausos por parte de un público entregado a dos invitados de primera categoría. El éxito fue absoluto. Porque no tiene por qué ser un tema árido e inacesible.

Los ponentes eran Pablo López, jefe de Área de Normativa y servicios de Ciberseguridad del Centro Criptológico Nacional (CNI), y Gianluca D’Antonio, director académico del Máster en Ciberseguridad del IE Business School, socio de ciberseguridad de Deloitte España y presidente de ISMS Forum Spain (Asociación Española para el Fomento de la Seguridad de la Información).

Pablo López rebatió con argumentos el catastrofismo de los que se oponen al avance de la tecnología y adoptó una postura práctica y realista al hablar sobre la tecnificación de nuestra sociedad: “La ciberseguridad es generar confianza. La tecnología ha venido para quedarse, y es fundamental saber utilizarla. Tienes que educar al usuario. Hay que salir a la calle, pero hay que salir vestido. Lo más vestido posible, con la menor superficie de exposición al riesgo“. Y añadió “soy dependiente del móvil, pero no porque quiera ser dependiente, sino porque lo necesito”.

Gianluca D’Antonio reconoció que “la seguridad cien por cien no existe. Si yo tengo un dispositivo móvil abierto con el buetohth o la red Wi-fi y me conecto a cualquier red de los aeropuertos sé a lo que me expongo si no uso un VPN“. Añadió que se queda perplejo cuando ve “a la gente gente cargar estos móviles en estas estaciones de recarga compartida…¿Conocéis quien ha cargado estas instalaciones? Yo puedo escribir en el aparato la palabra aeropuerto pero no ser el Aeropuerto”.

Los dos ponentes, en una charla moderada por los periodistas Antonio San José e Íñigo Alfonso, demostraron que la ciberseguridad es un tema tan apasionante como ameno.

Gianluca D’Antonio habló de la vulnerabilidad que puede llegar a tener nuestro propio ordenador mediante correos electrónicos. Los riesgos son infinitos. Y es que, en el mejor de los casos “el ordenador se convierte en un esclavo” que puede llegar a formar parte de una red botnet. “Una red de bots que utilizan los cibercriminales para muchísimos propósitos, como la minería de bitcoin. Nuestro ordenador está trabajando para ellos y produciendo bitcoins . O incluso para llevar a cabo un ataque de Denegación de Servicios (DOS)”, explicó el experto italiano.

El perfil del hacker: “Alto nivel de formación, posee conocimientos de matemáticas y puede ganar 15 o 20 millones de dólares al mes”

El perfil del enemigo al que se enfrentan los expertos en ciberseguridad es distinto al de los criminales “analógicos”, considerados como personas de origen marginal.

Gianluca D’Antonio los definió así: “Tienen un alto nivel de formación, son ingenieros, matemáticos, algunos han cursado estudios reglados. Otros se han formado a sí mismos, pero tienen un conocimiento enorme de matemáticas, de algoritmo, de inteligencia artificial. Se dedican a esto sin pistolas y pueden ganar quince, veinte millones de dólares al mes. Es un tipo de persona que nunca ha dado un bofetón a nadie y es un criminal con todas las de la ley”.

Que les vamos a pedir a los ciudadanos.¿Que hagan un Sudoku cada vez que tengan que comprar un billete?

Fue sin lugar a dudas la conferencia sobre ciberseguridad más divertida de este comienzo del otoño. Gianluca D’Antonio bromeó sobre los códigos Capcha, “hay hasta recetas de platos de una clase o de otra. Los he visto. Las máquinas que antes no eran capaces de adivinar los números porque estaban puestos en horizontal, hoy ya los adivinan con imágenes. Estamos ya con pruebas de Capcha de treinta y dos recuadros”.

Incluso alguien con un cerebro tan privilegiado como el presidente de ISMS Forum Spain se hace líos con el dedo, el móvil, los semáforos y pasos de cebra de los Capcha: “La última vez que he comprado un billete me he equivocado cuatro veces. Porque son 16 imágenes y como se te olvide un detalle de un manubrio de una bicicleta ya la has liado. Cada vez son más difíciles y más grandes. Que les vamos a pedir a los ciudadanos.¿Que hagan un Sudoku cada vez que tengan que comprar un billete?

En este enlace puedes acceder al audio de la conferencia: https://www.march.es/conferencias/anteriores/voz.aspx?p1=101799&l=1