¿Verdadero o falso?

Cómo verificar y autentificar un archivo digital en formato JPG

523
oxford circus

Se va incrementando el número de consultas para saber si una foto en un blog, un correo electrónico, una red social, una web, un dron, un terminal telefónico o un WhatsApp es falsa o verdadera, si está modificada, si es un montaje fotográfico, etc.

Como perito informatico, si te han borrado de tu base de datos palabras como “pensé”, “creí” o “imaginé”, confía en tu profesionalidad y deontología, con lo que has de comprobar y verificar cada metadato del archivo digital. La manipulación tecnológica de los pixeles de los archivos digitales multimedia puede ser algo gracioso, pero en nuestro trabajo, es capaz de crear controversias que pueden acabar en un litigio.

Existen programas que generan noticias falsas que se cuelgan en redes sociales, sobre todo, y llegan a confundir a muchas personas, máxime cuando se acompaña de una fotografía manipulada de un sitio, persona o incidente determinado que esté de moda, se hace más difícil detectar si es o no falsa, ya que reaccionamos de manera visceral y al momento ante una imagen que pueda perturbarles, antes de analizarla, tal vez porque somos latinos, o simplemente porque no tiene los conocimientos adecuados para comprobar su autenticidad, llegando a convertirse en virales, alcanzando así el objetivo del manipulador fotográfico.

Cada vez aumenta más el número de fotografías falsas, trucadas, descontextualizadas, fotomontajes, recortadas o reacondicionadas de manera intencionada y existen aplicaciones para realizar fotomontajes, collages, fakes…, con lo que antes debemos de investigar si es o no real, comprobando la autenticidad.

Modificar la prueba electrónica es sumamente fácil, alterar una fotografía digital es tan “complicado” como abrirla con cualquier programa de edición y poner el contenido que queramos. Existen multitud de programas y aplicaciones de bajo coste para manipular de mil maneras una fotografía digital.
La evidencia digital es un reto para los investigadores digitales, ya que posee unas características nada fáciles para su estudio y que muchas veces, si no se trabaja con los técnicos, medios y formas adecuadas, puede irse al traste nuestra finalidad procesal.

Sin evidencias digitales demostrables e inviolables, no tiene razón el 80% del trabajo de un investigador digital

Si las estudiamos a fondo las evidencias digitales, poseen como características fundamentales las siguientes:

  • Volátiles
  • Anónimas
  • Duplicables
  • Alterables
  • Eliminables

Los peritos informáticos son conscientes de la volatilidad de estos archivos, con lo que comienzan con un protocolo controlado para la valoración de la evidencia, rellenando el cronograma de los pasos y herramientas que vamos utilizando, evitando alteraciones o contaminaciones.

Al tratarse de una evidencia digital, tenemos que dar los siguientes pasos:

  • Extraer el archivo digital asegurando la Cadena de Custodia.
  • Analizarlo mediante un programa de lectura de metadatos de manera científica, anotando los datos necesarios para elaborar nuestro informe que ha de contener: identificación del autor de la fotografía, día y hora de la creación, coordenadas geográficas, formato del archivo, programa utilizado, dispositivo utilizado, comprobar si ha habido modificaciones.
  • Verificar en Google imágenes, si se encuentra en alguna biblioteca, anotando: tamaño de la imagen o paginas en donde aparece.
  • Comprobar si se ha subido a la red aportando día, hora, buscador, red social….
  • Salvaguardar la evidencia con su hash.

Sigue leyendo si quieres saber otros factores a tener en cuenta: desde matrículas de coche a la orografía del terreno y algunas herramientas