Coronavirus y teletrabajo: una pesadilla, si no se toman medidas de ciberseguridad

212
teletrabajo coronavirus y ciberseguridad: normas a seguir

La crisis mundial provocada por el  coronavirus está dotando a la tecnología de una enorme importancia como arma para prevenir los contagios. Multinacionales e incluso PYMEs, en un ejercicio de responsabilidad loable están animando a sus empleados a hacer uso del teletrabajo para evitar los contagios. Ya era tendencia en las compañías más modernas, donde el presentismo o hacer horas extras sin necesidad, estaba mal visto. Habrá un antes y un después del coronavirus que introducirá nuevas formas de trabajo. Pero hay peligros y desafíos que han de ser salvados. Las compañías pueden volverse mucho más vulnerables con el teletrabajo remoto.

«Es importante aplicar el cifrado y mantener una lista constantemente actualizada de dispositivos móviles que pueden conectarse a la infraestructura de la compañía»

En algunos casos no ha habido tiempo a Todo depende de la seguridad de las conexiones que haya entre nuestro trabajo y nuestros domicilios. Si no se toman las medidas adecuadas, puede llegar a ser castastrófico. Las empresas que recurrieron al BYOD, bring your own device, pueden verse atacadas. Como señaló Liviu Arsene, investigador de Bitdefender, en una entrevista exclusiva con Escudo Digital, es importante garantizar por ejemplo, la seguridad de los smartphones: «Tanto los teléfonos personales como los de la empresa forman ya parte de la actividad laboral diaria. Los piratas informáticos pueden usar los smartphones atacados tanto para el espionaje como para la obtención de datos de forma ilegal. Dado que los teléfonos inteligentes están equipados con una amplia gama de sensores, desde cámaras, micrófonos y GPS, pueden actuar como herramientas de espionaje o puertas de enlace dentro de las infraestructuras tan pronto como se conectan a las redes corporativas… Es importante aplicar el cifrado y mantener una lista constantemente actualizada de dispositivos móviles que pueden conectarse a la infraestructura de la compañía. Es importante que también se imponga la autenticación o la autenticación multifactor cuando use aplicaciones o desbloquee el dispositivo. »

Durante el evento sobre ciberseguridad celebrado por Deloitte el pasado martes día 11, se habló de las posibilidades que se abren para nuevos perfiles en el ámbito de la ciberseguridad. Según recoge Cinco Días: «Uno de los requisitos es decodificar el lenguaje técnico y elevarlo a la alta dirección, ahí las mujeres tiene mucho que aportar«, manifestó Ananda de Carlos. La oficial de seguridad de la información de Prosegur, Angélica Zamora, también destacó la relevancia de figuras que ayuden a establecer vínculos entre empresa y tecnología. “No mucha gente sabe transmitir correctamente qué es lo que está pasando”, dijo.

La nueva situación creada ofrece oportunidades para infinidad de perfiles en el ámbito de la ciberseguridad

Se requieren infinidad de perfiles, y es básica no solo la formación, sino también la curiosidad, en un ámbito que varía constantemente. El coronavirus ha supuesto un reto de características formidables para la ciberseguridad.

Porcentajes de personas que teletrabajan en Europa con edades comorendidas entre 15 y 65 años, últimos datos 2017. Fuente: Eurostat.
Porcentajes de personas que teletrabajan en Europa con edades comorendidas entre 15 y 65 años, últimos datos 2017. Fuente: Eurostat.

España, según Eurostat, estaba muy por debajo hasta ahora en la adopción del teletrabajo y existe un grueso de empresas de servicios que trabajan en oficinas, en su mayoría, pymes no están tan preparadas. Según los mencionados datos de Eurostat somos el décimo sexto país que e la Unión Europea con empleados entre 15 y 65 años que trabajan desde casa. «Los trabajadores necesitan saber que el teletrabajo es una extensión de la oficina en su casa», destaca Angel Sopeña, CEO de Bluecell en declaraciones a El Diario Montañés. Lo más importante es calibrar las brechas de seguridad que se abren. El lanzamiento del teletrabajo pone a prueba la fiabilidad de redes virtuales privadas (VPN) y, ante todo, las licencias de programas informáticos para el teletrabajo. Si no se toman las medidas adecuadas, el teletrabajo no es un premio, ni siquiera para el empleado. Y puede llegar a ser una pesadilla para las empresas.

Nos encontramos ante una situación sin precedentes. Hay que improvisar y mostrar nuestra capacidad de resiliencia. Por ello, es importante que empresas como Telefónica, por medio de una carta pública de su presidente Álvarez Pallete, hayan garantizado el correcto funcionamiento de las redes españolas de telecomunicaciones cuando estamos hundidos en Europa tras la crisis por el coronavirus y el inminente aumento del uso de las infraestructuras a causa del teletrabajo y la teleasistencia médica.  Pallete también ha anunciado medidas para hacer más llevadera lsituación de sus clientes.

Incrementarán sin coste adicional los gigas de los clientes de Fusión, aumentarán los contenidos infantiles y educativos en sus ofertas de televisión, además de habilitar la aplicación Movistar Junior para todos sus clientes. Así, en su carta, el presidente de Telefónbca ha señalado que, en relación con el coronavirus, las relaciones personales y el teletrabajo «es crucial mantener la conexión y la posibilidad de comunicarse las 24 horas del día con familiares y amigos para mitigar la separación y sobrellevar la incertidumbre… Una emergencia sanitaria global hace absolutamente indispensables las comunicaciones. Resulta esencial que las administraciones públicas puedan coordinarse debidamente e informar en tiempo real a los ciudadanos; que los Centros Sanitarios y Hospitales tengan siempre disponibles sus comunicaciones y puedan hacer uso de diagnósticos en remoto para los pacientes; que los centros educativos mantengan una continua conexión con las familias y alumnos y puedan hacer uso de herramientas de e-learning; que las pequeñas y medianas empresas puedan tener aseguradas sus comunicaciones, claves para su funcionamiento, y puedan estar conectados con sus clientes y con sus equipos; y que los trabajadores puedan hacer uso del teletrabajo».