Diez consejos para protegernos en las redes sociales

196
redes sociales

El miedo a que nuestros datos personales pasen a ser “controlados” y de dominio público cuando aparecen de forma voluntaria o sin tu consentimiento en Internet está más que justificado. Como señalan algunos expertos en protección de datos y redes sociales, una vez que se facilitan pierdes el control de los mismos. Así lo han manifestado diferentes expertos en ciberseguridad a ESCUDO DIGITAL. Por lo tanto, les ofrecemos diez consejos para protegernos en las redes sociales.

  1. Configurar adecuadamente las redes sociales y no publicar en ellas todo aquello que nunca se nos ocurriría compartir con cualquier persona que nos encontráramos por la calle.
  2. Aunque se aconseje una y otra vez, mejor insistir en esto: contraseñas complicadas, que deberás cambiar cada cierto tiempo. 
  3. Si quieres proteger mejor tu identidad, no uses una foto o utiliza una en la que no se muestre tu cara. Tampoco es recomendable facilitar otros datos que tengan que ver con aspectos de tu privacidad o de tu entorno familiar.
  4. Antes de escribir un mensaje en redes sociales, hay que pensar muy bien lo que se escribe. Sobre todo, porque esa información que se facilita perdura en el tiempo, siempre deja rastro y no es fácil de borrar ni siquiera cuando se elimina la cuenta. 
  5. Conviene crear algunas líneas rojas o limitaciones a la difusión de tus mensajes. En algunos casos, es preferible llegar a menos audiencia: solo amigos y gente que tiene perfiles similares a los tuyos y parecidas aficiones. Sin dejar, por supuesto, de revisar periódicamente los comentarios y respuestas que lleguen a tu cuenta.
  6. Otro consejo importante para protegernos en redes sociales: revisar la configuración de privacidad y especificar los diferentes elementos de tu perfil, uno para tu empresa y otro para tu ciudad.
  7. Desactivar las sugerencias de etiquetas, si no deseas que la red social reconozca tu cara en las fotos. Existe la posibilidad de hacerlo a través de la configuración de privacidad. Y esa información será suprimida.
  8. Siempre tienes el recurso de bloquear determinadas aplicaciones o poner fin a la comunicación con supuestos “amigos”.  En el caso de Facebook, se puede también limitar la información o impedir que otras personas puedan compartirla. Utiliza los controles existentes para restringir la audiencia de ciertos contenidos.
  9. Un consejo práctico, y que no siempre se tiene en cuenta, es el de evitar difundir por las redes dónde estás físicamente en cada momento, y mucho menos informar de tus viajes al extranjero o dentro de tu propio país. Cuantas menos pistas se den a los potenciales amigos de lo ajeno, mejor.
  10. En caso de que estas sugerencias te sigan pareciendo insuficientes o veas que tus datos aparecen difundidos por la red sin tú permiso y conocimiento, lo mejor es desactivar la cuenta. Aunque ello tampoco va a impedir a la red social correspondiente que los datos de tu perfil sigan ahí. Pero, conviene recordarlo una y otra vez, comprobando que es inaccesible, después de hacer constar si es de forma temporal o definitiva.

Sentido común y prudencia antes de hacer uso de ellas

Como recomendación general, se ruega a los usuarios que disponen de cuentas en distintas redes sociales, sentido común, precaución y prudencia, antes de hacer uso de ellas.