El 73% de las empresas españolas ha sufrido una brecha de seguridad en el último año

91
brechas digitales

Las brechas de seguridad son un problema cada vez más acuciante para el tejido empresarial. Hoy se celebra el segundo aniversario de la implantación del RGPD, la normativa europea sobre protección de datos. Según afirma elestudio “Estado actual de la protección de datos corporativos en España”, elaborado por Kingston Technology, líder mundial independiente de productos de memoria y soluciones tecnológicas, el 73% de las empresas españolas ha sufrido una brecha de seguridad en el último año, como mínimo.

La nueva realidad de trabajo mixto, que combina modalidad presencial y teletrabajo aumenta los riesgos para los datos, por lo que los expertos de Kingston ofrece las claves para proteger la información de todos los equipos corporativos en todo momento y lugar:

Las claves para proteger los datos en el sistema mixto de modalidad presencial y teletrabajo

  1. Centros de datos. Son un pilar fundamental para muchas empresas, ya que almacenan toda la información, sistemas y recursos necesarios para el correcto funcionamiento de un negocio. Por tanto, el cifrado de datos por software y/o hardware (medida contemplada en el artículo 32 del RGPD) surge como la solución óptima para hacer frente a potenciales filtraciones de datos o pérdida de información como consecuencia de un fallo de energía.
  2. Equipos fijos. Con la vuelta a las oficinas muchas empresas están utilizando de nuevo sus equipos de sobremesa para trabajar, y con el necesario traslado de toda la información y documentación utilizada durante el teletrabajo, es importante protegerlos para que no sufran ataques de virus que puedan infectar la red corporativa.
  3. Equipos portátiles.  Smartphones, ordenadores portátiles… Son muchos los dispositivos móviles que se utilizan para trabajar porque permiten seguir con el ritmo de trabajo en cualquier lugar. Por este motivo, es fundamental proteger los datos que almacenan ante cualquier ciberataque, pero también frente a potenciales robos o pérdidas del dispositivo físico.
  4. Datos y archivos en movimiento. Según datos de Kingston, el 71% de los empleados reconoce haber perdido alguna vez un USB con información corporativa desprotegida. Por tanto, además del cifrado, estos dispositivos deben contar con un software de gestión que permita bloquearlo o incluso eliminar en remoto toda la información que contiene el USB al conectarse a cualquier ordenador portátil o de sobremesa conectado a Internet. Los puertos de USB son un vector de riesgo para las brechas de seguridad.