Aumenta el número de gestos en todo el mundo, tras la muerte de George Floyd

El movimiento antiracista obliga al MIT a eliminar 80 millones de imágenes

25
El MIT ha borrado miles de imágenes por considerarlas racistas

Primero ha sido John Wayne, casado con tres latinas y en cuya tumba, en castellano perfecto, un idioma que admiraba, está escrito: “feo, fuerte y formal”. Al actor de “Valor de Ley” le van a quitar la estatua del aeropuerto que lleva su nombre en California por unas declaraciones pronunciadas en 1971. Hasta Cristobal Colón ha sido decapitado (sus estatuas); y hay quien ha exigido que Los Conguitos dejen de ser comercializados.

Los creadores de un conjunto de datos de 80 millones de imágenes minúsculas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la New York University (NYU), en Estados Unidos, han decidido eliminarlo debido a que tenía contenido racista y ofensivo. Ahora le ha tocado el turno a J. K Rowling, la autora de Harry Potter, aunque no por racista, sino por decir que solo las mujeres pueden menstruar. Una librería de Misuri ha decidido boicotear sus libros por considerarlos atroces, hirientes y deliberadamente ignorantes hacia el colectivo trans. Hay una oleada cultural que está sacudiendo el mundo y somete a censura determinados contenidos.

Según publica Europa Press, los creadores de un conjunto de datos de 80 millones de imágenes minúsculas del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y de la New York University (NYU), en Estados Unidos, han decidido eliminarlo debido a que tenía contenido racista y ofensivo.

El conjunto de datos fue creado en 2006 y contiene fotos extraídas de los motores de búsqueda de Internet con 53.464 palabras diferentes, copiadas directamente de Wordnet, una base de datos de palabras de clasificación creada por la Universidad de Princeton.

Los términos se han utilizado para descargar automáticamente imágenes de la palabra correspondiente de los motores de búsqueda de Internet.

El conjunto de datos tiene más de 79,3 millones de imágenes y fueron almacenados con imágenes en color de 32 x 32 megapíxeles. Recientemente, se descubrió que este conjunto de datos contenía una gama de etiquetas racistas, sexistas y ofensivas, como “sospechoso de violación” o “abusador de menores”. También tenía contenido pornográfico, entre otras cosas, imágenes no consentidas.

“El conjunto de datos es demasiado grande y las imágenes son tan pequeñas que puede ser difícil reconocer visualmente su contenido. Por lo tanto, la inspección manual, incluso si es posible, no garantizará que las imágenes ofensivas puedan eliminarse por completo”, han señalado en una carta los profesores del MIT Bill Freeman y Antonio Torralba, y el profesor de la NYU, Rob Fergus.

Por ello, los creadores del conjunto de datos han decidido retirarlo “formalmente” y han afirmado que “no se volverá a poner en línea”. Asimismo, han instado a la comunidad a abstenerse de usarlo y a que “elimine cualquier copia existente del conjunto de datos que pueda haberse descargado”.

Los prejuicios, imágenes ofensivas y perjudiciales y la terminología despectiva enajenan a una parte importante de la comunidad, precisamente aquellos que estamos haciendo esfuerzos para incluir”, señala la carta. “Esto es extremadamente desafortunado y va en contra de los valores que nos esforzamos por mantener”, ha añadido.

Las deficiencias del conjunto de datos fueron descubiertas por un estudio publicado a finales de junio por los investigadores predoctorales Abeba Birhane, de la Universidad de Dublín, y Vinay Prabhu, Carnegie Mellon University.