Según reconoce su CEO Mark Zuckerberg

Facebook elimina más de un millón de cuentas falsas al día

74
Mark Zuckerberg
Mark Zuckerberg, CEO de Facebook

La red social Facebook se enfrenta al problema de la desinformación mediante nuevas técnicas automáticas y en la actualidad elimina más de un millón de cuentas falsas al día, la mayoría “minutos después de su creación”, según ha asegurado el CEO y fundador de la compañía, Mark Zuckerberg.

El directivo estadounidense ha participado durante el pasado sábado en el evento de seguridad Munich Security Conference, celebrado en Múnich (Alemania), en una charla en la que ha abordado las medidas que Facebook está tomando para combatir la desinformación y las interferencias en elecciones.

Desde el año 2016, en el que tuvieron lugar el Brexit o la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, “el panorama de seguridad que afrontamos no es de ‘hackeos’ tradicionales, sino de campañas coordinadas de desinformación”, ha explicado Zuckerberg, según declaraciones recogidas por Europa Press.

Para combatir esto, Facebook ha utilizado mecanismos como sistemas de Inteligencia Artificial (IA) para detectar el contenido dañino de forma proactiva, con los que durante el último año ha identificado 15 operaciones coordinadas de desinformación procedentes de países como Rusia e Irán. Sin embargo, estos esfuerzos “no han tenido éxito” del todo, como el propio CEO de la empresa ha reconocido.

Facebook cuenta con un equipo de revisores de contenido de 35.000 personas en todo el mundo

Zuckerberg ha defendido que Facebook cuenta con técnicas automáticas “cada vez más sofisticadas” y que emplea un equipo de revisores de contenido de 35.000 personas en todo el mundo, al que dedica tanta inversión como todos sus beneficios en el año 2012.

“Eliminamos más de un millón de cuentas falsas al día, (…) la gran mayoría minutos después de su creación”. Esto incluye tanto el ‘spam’ como los ataques organizados por Estados, que cada vez son menos frecuentes, frente a las crecientes campañas de desinformación organizadas por actores locales como partidos políticos, que además son más complicadas de detectar, según el directivo.

Asimismo, Facebook ha ampliado sus colaboraciones con gobiernos para regular la información electoral, y estas “son ahora mucho más fuertes de lo que eran en 2016”, según Zuckerberg. Entre las herramientas de este tipo que la red social proporciona, se encuentra su programa Facebook Protect a instituciones y partidos políticos para protegerlos de hackeos y campañas coordinadas en elecciones.

Desde 2016 se han producido más de 200 elecciones a nivel internacional y estas han sido “relativamente limpias online”, ha zanjado.

“Debería haber más regulación y guías de los Estados”, ha manifestado Zuckerberg

Preguntado por los algoritmos automáticos que Facebook utiliza para moderar los contenidos, Mark Zuckerberg se ha referido también a los contenidos permitidos que, aunque legales, resulten extremos, y que en la actualidad se excluyen de las recomendaciones de la plataforma.

“Tenemos la responsabilidad de no recomendar a las comunidades de personas que formen parte de grupos polarizados o extremistas, aunque estén permitidas”, según el CEO de la red social.

Foto: Archivo Europa Press

Asimismo, Zuckerberg ha reclamado que “debería haber más regulación y guías de los Estados”, y de la Unión Europea en concreto, en relación al contenido político, como la propaganda política, y a los límites de la libertad de expresión.

El directivo ha reiterado, como ya ha hecho anteriormente, que “las compañías privadas no deberían tomar tantas decisiones para solucionar las desigualdades y los procesos democráticos”. En estos temas, “una compañía privada nunca podrá crear esta legitimidad”, ha advertido.

Por último, Zuckerberg ha recordado que la Unión Europea debería adoptar para Facebook una regulación “a medio camino entre un medio de comunicación y una compañía de telecomunicaciones”, debido a las dificultades que presenta revisar todo el contenido de sus usuarios.

“Si nos aseguráramos de que no hubiera contenido dañino, no podríamos garantizar que todo el mundo tuviera una voz”, ha concluido Zuckerberg.