Las 10 verdades que debes saber sobre el porno vía internet

9316
Foto porno en Internet seguro

Esta mañana, muchos aficionados al porno han desayunado con una noticia inquietante. Era esta: “El virus que aterroriza Internet: te graba cuando estás viendo porno”. La publicaba el diario “El Mundo”, pero la noticia era poco más que un clickbite. Aludían a un nuevo malware que había sido descubierto por la empresa de seguridad Proofpoint , difundido en su informe trimestral. El malware  permitiría grabar el audio y el vídeo del contenido pornográfico que estén viendo los usuarios con el objetivo de extorsionarlos. ESCUDO DIGITAL se ha puesto en contacto con fuentes policiales y estas han señalado que no existen evidencias de que este virus exista.

 De hecho, este periódico ha accedido directamente al informe donde se detalla que el  Pornmodule contiene un diccionario que incluye palabras clave relacionadas con la pornografía, y que se utilizan para monitorizar los títulos de ventanas abiertas. Si una ventana coincide con el texto, comenzará a grabar audio y vídeo en la máquina infectada. Una vez grabado, el vídeo se guarda con una extensión “.avi” y se envía al servidor de comando y control, y luego (presumiblemente) se usa con fines de extorsión. Pero no hay peligro, al menos de momento, ya que según la propia página web, “este módulo (de malware) parece incompleto y probablemente se modificará en futuras versiones. Continuaremos monitoreando esta actividad tanto en PsiXBot como en el panorama más amplio”.

Al margen de alarmismos, estas son algunas cosas que conviene saber, aunque sea solo por una cuestión de cultura general.

1.- No existe una forma segura cien por cien de navegación que no deje huella si se utiliza Google Chrome. El navegador advierte que, aunque “las otras personas que usen este dispositivo no verán tu actividad, se guardarán las descargas y los marcadores.  Google no guardará ni tu historial de navegación, ni las cookies y los datos de sitios webs, ni tampoco la información introducida en formularios, pero es muy probable que la actividad aún sea visible para los sitios web que se visiten, tu empresa o centro educativo y tu proveedor de servicios de Internet”. Ya está dicho todo con esto. ¿Si existe un medio absolutamente seguro? Es difícil contestar a esta pregunta. Hay navegadores y herramientas que protegen la vulnerabilidad del sistema. Habría que ponerlos a prueba.

2.- La simple descarga de un vídeo de pornografía infantil o el hecho de compartirlo es ya un delito. En un reportaje publicado en Escudo Digital el juez Velasco manifestaba: “En democracia solo hay dos cosas prohibidas, la droga y la pornografía infantil. He visto a mucha gente en los juzgados por este último punto, al pensarse que lo que hacían era solo un ‘juego’ sin importancia a través del móvil. Pero lo cierto es que detrás de esas cadenas de mensajes de contenido pornográfico hay vidas reales de niños o niñas reales que están destrozando no se sabe muy bien por qué… Hay que tener un cuidado extremo con las cadenas y las intrusiones en materia de pornografía explícitamente de menores. Todo el mundo tenemos discernimiento entre lo que es un bebé, un niño y una persona madura. El consejo: si se topa usted con algún contenido pornográfico sobre el que tenga duda, mejor déjelo porque podría estar cometiendo un delito”. Fuentes policiales consultadas por este medio recomiendan dar un paso más allá. Escribir a denuncias.pornografia.infantil@policia.es.

3.- No todas las páginas webs albergan virus maliciosos. (Estamos hablando en líneas generales de malware normal, no de ningún virus en proyecto de sextorsión).  Lo que ocurre es que, según un informe publicado por Kaspersky, los virus se albergan en sitios web de alta demanda. Pueden ser un buen coto de caza donde las probabilidades de conseguir a posibles víctimas aumentan mucho con respecto a otras urls. Un ejemplo, PornHub, uno de los sitios de entretenimiento para adultos más frecuentados, en 2017 recibió más de 28.5 mil millones de visitas, cifra cercana a los 81 millones por día. Según el informe Kaspersky “sería imprudente pensar que una persona está 100% segura por el solo hecho de no tener ninguna aplicación pornográfica en su smartphone. El 25% de las infecciones a celulares Android en todo el mundo están relacionados con la pornografía, mientras que el 75% restante no tienen nada que ver con este tipo de contenidos”.

4.- No todos los contenidos porno en Internet son legales. Pueden haber sido grabados sin el consentimiento de “los actores afectados”. Fuentes policiales han alertado a ESCUDO DIGITAL de la frecuencia de un tipo de ciberataque que puede ser efectuado por tus propios vecinos. Las víctimas son las personas que se van al baño con el móvil o el portátil a escuchar música. Ese material puede ser difundido vía Internet sin que los afectados lo sepan. La solución es poner una pegatina sobre la cámara, y si te llega material de ese tipo, jamás debes compartirlo. Lo mismo ocurre con el material de índole sexual privado, como el famoso caso Olvido Hormigos, que creó doctrina. Es delito pasarlo a tus contactos.

5.- Si recibes amenazas de sextorsión, en las que te dicen que te han grabado viendo porno vía Internet, y te piden dinero bajo la amenaza de difundir el vídeo a todos tus contactos, no piques. Denúncialo a la policía. Según informa en su blog Kaspersky. los estafadores han descubierto una forma aún más efectiva de hacer que sus víctimas paguen: a comienzos de diciembre, un grupo de investigadores de Proofpoint encontró una ola de spam y ofrecían a las víctimas la posibilidad de verificar personalmente la existencia de un video comprometedor sin involucrar a la familia o amigos. Todo lo que debían hacer era seguir el enlace en el mensaje. Naturalmente, no aparecía ningún vídeo. En su lugar, a los usuarios se les pedía que descargaran un archivo ZIP que, si se abría y ejecutaba, infectaba el sistema operativo: “No te preocupes, los cibercriminales esta vez tampoco te van a grabar viendo porno. Sin embargo, lo que hacen es cifrar tus archivos con el malware GandCrab y pedirte recompensa nuevamente, esta vez, para recuperar tus datos.

6.- Jamás envíes material de contenido sexual ni los subas a foros de contactos. Puedes arrepentirte. Una vez que una foto o vídeo sale de tu ordenador y entra en la Red, se pierde el control sobre la misma.

7.- Si eres aficionado al porno en Internet instala de inmediato todas las actualizaciones del sistema operativo y del navegador. No te metas en sitios sopechosos y mucho cuidado con los banners publicitarios del tipo “solteras accesibles “o “viudas aburridas” Todas estas ventanas emergentes pueden ser clics de alto riesgo que o bien podrían convertirte en víctima de phishing o engañarte para que descargues malware.  “.

8.- Mucho cuidado con los reproductores y demás aplicaciones para visualizar contenido para adultos que roban datos mediante phishing. Este tipo de aplicaciones no las encontrarás en tiendas oficiales.

9.-Los hackers roban tus datos de acceso para que entrar en las páginas web de pago les salga gratis. No es un tema tan peligroso como los ciberataques mediante malware, o el phishing, pero en este caso, con tu dinero, otra persona está viendo porno gratis. Una de las trampas más usadas es el robo de los datos de acceso mediante la clonación de una página que no es la real. Se quedan con tus claves para NaughtyAmerica, Pornhub Premium y luego se las venden a otros en la Dark Net.

10.La forma más segura de navegar protegiendo tu privacidad, ya sea para ver porno en Internet o para hablar con tus familiares de vacaciones en América vía Skype, es mediante el uso de un VPN