“Sextorsiones” por correo electrónico, que algo queda

102

Cada cierto tiempo, el Grupo de Delincuencia Tecnológica de la Policía detecta y alerta sobre campañas de falsos correos electrónicos extorsionando bajo la amenaza de difundir imágenes íntimas.

Ocurrió recientemente en Asturias, pero con anterioridad se ha venido detectando en otros lugares. En todos los casos, los receptores de esos envío de correos electrónicos son amenazados con la difusión de supuestas imágenes de contenido íntimo y sexual, si no pagan una cantidad de dinero, habitualmente a través de la moneda virtual de Bitcoins. El ciberdelincuente amenaza con enviar a todos los contactos de la persona que recibe la extorsión imágenes íntimas, masturbaciones, etc., que presuntamente le habrían podido grabar con una webcam de forma remota.

Una vez denunciado el hecho, la Policía Nacional recomienda ignorar este tipo de mensaje, nunca acceder al chantaje. En el caso de que se haya accedido al chantaje y realizado el pago, se recomienda recopilar toda la información posible al respecto (capturas de pantalla, e-mail, mensajes, etc.), contactar con las Fuerzas y para interponer luego las correspondientes acciones legales.

Consejos de la Oficina de Seguridad del Internauta

Si alguna vez has recibido un correo similar a los citados, ignóralo. Se trata de un intento de estafa y en realidad tu equipo no ha sido infectado con ningún malware. Tampoco han conseguido tus contactos, ni existe ningún vídeo.

Evita ser víctima de fraudes de este tipo siguiendo estas recomendaciones de la Oficina de Seguridad del Internauta:

  • No abras correos de usuarios desconocidos o que no hayas solicitado, elimínalos directamente.
  • No contestes en ningún caso a estos correos, ni envíes información personal.
  • Ten siempre actualizado el sistema operativo y el antivirus.
  • Utiliza un gestor de contraseñas te facilitará esta tarea.
  • En caso de duda, consulta directamente con la Policía o con la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI).

Una recomendación muy importante es no pagar ninguna cantidad a los extorsionadores, ni contestar al correo electrónico que te han enviado. Esto último sirve a los ciberdelincuentes para saber si la cuenta está activa y enviar nuevos fraudes en el futuro.