Los métodos más frecuentes de los hackers

La suplantación de identidad está a la orden del día

853

Con las nuevas tecnologías estamos expuestos en todo momento a la suplantación de identidad, ya sea a través de métodos de pago online, o simplemente, por medio de mensajes de correo electrónico que nos llegan a nuestra bandeja de entrada. Pero, ¿cómo pueden suplantar nuestra identidad?

Existen varias formas de suplantar la identidad de una persona:

  • A través del acceso ilegal a alguna de nuestras cuentas. El delincuente consigue la clave de acceso correspondiente a la víctima por medio de un phishing, o algún tipo de malware.
  • Creando un perfil falso, con la información total o parcial de la víctima suplantada. El delincuente solo tiene que escoger a la víctima, recopilar su información y crear el perfil.

¿Qué hacer si soy víctima de una suplantación de identidad?

Si nos damos cuenta de que nuestra identidad ha sido suplantada, debemos denunciar los hechos ante la Guardia Civil o la Policía. Si la suplantación de identidad se ha producido a través de Internet, tienes que hacer capturas de pantalla de todo ello lo antes posible, imprimirlas y dirigirte a un notario para que estudie esa información y asegure que son pruebas verídicas.

En caso de que hayan usado tus datos para realizar compras fraudulentas, anula inmediatamente la tarjeta y denuncia. Después, tendrás que acudir con esa denuncia a tu entidad bancaria para solicitar la devolución del importe defraudado.

¿Cómo pueden suplantar mi identidad?

El lugar más frecuente en el que se producen las suplantaciones de identidad es en Internet y en las redes sociales. Pero existen también otros métodos de suplantación de identidad. Es muy habitual que esto pase cuando te roban o pierdes el DNI, mediante phishing, o al contratar servicios vía online, entre otros.

El phishing, por ejemplo, consiste en enviar correos electrónicos que aparentan ser de fuentes fiables, como entidades bancarias, para intentar obtener datos confidenciales del usuario. Esos datos son utilizados para realizar algún tipo de fraude. En estos correos electrónicos se incluye un enlace que, al ser pulsado, lleva a páginas web falsificadas. El usuario cree estar en un sitio de toda confianza e introduce la información que se le solicita, sin saber que es una estafa.

En el caso de sustracción o pérdida de la documentación, se recomienda denunciar el hecho ante la policía para dejar constancia a través de la denuncia presentada como un documento oficial. Es importante para que la víctima se incluya en el fichero DER (Fichero de documentación extraviada, robada y de auto-inclusión) y así, evitar futuras suplantaciones.

Si suplantan tu identidad mediante la falsificación de firma, has de saber que se incluye dentro de los delitos de falsificación de documentos en general, pero solo constituye un delito penal cuando se pretenda causar perjuicio. La falsificación para que sea delito debe ser con el objetivo de cometer un fraude.

Si la suplantación de identidad es a través de Internet, se trata de una actividad maliciosa en la que un atacante se hace pasar por otra persona sin su consentimiento. Los objetivos suelen ser: cometer fraudes, acosar, extorsionar…

Los delitos más comunes a la hora de que un hacker suplante tu identidad son:

Los delitos contra la imagen o estafas. Cada vez es más frecuente la creación de perfiles falsos en las redes sociales con la información obtenida del perfil verdadero de una persona.

Las redes sociales disponen de secciones que se ocupan de evitar suplantaciones y adoptan las medidas necesarias para resolver una suplantación en el menor tiempo posible. Si tú o un contacto tuyo ha sido víctima de una suplantación, debes denunciarlo.

Dentro de las suplantaciones de identidad por Internet, el tema por el que más reclamaciones se presentan ante la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), es la usurpación de identidad en contratación de servicios.

Muchos usuarios han sido incluidos en ficheros de morosidad tras haber sido víctimas de una suplantación de identidad en servicios de telecomunicaciones. Los pasos a seguir ante la suplantación de identidad en servicios de telecomunicaciones son:

  • Acudir a la Policía o Guardia Civil para interponer una denuncia.
  • Reclamar ante las Juntas Arbitrales de Consumo.
  • Poner una demanda ante la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones.
  • Recurrir a los Tribunales de Justicia.
  • Pedir la cancelación de tus datos en caso de que te hayan incluido en un fichero de morosidad.
  • Denunciar ante la AEPD la suplantación de identidad.

¿Cómo evitar que se hagan pasar por mi?

  • Utiliza contraseñas fuertes para acceder al perfil de la red social.
  • Infórmate bien sobre el phishing.
  • Configura los perfiles lo más privados posibles para evitar que usuarios desconocidos accedan a tu información personal.
  • Antes de aceptar a cualquier persona como amigo deberíamos confirmar que le conocemos o comprobar que es quien dice ser.
  • No compartas fotos o vídeos comprometedores. Los ciberdelincuentes buscan este tipo de contenidos, para después extorsionar a las víctimas.
  • Revisa la política de privacidad y las condiciones del servicio al que se está accediendo. (Así tendrás información sobre el uso de tus datos, como los almacenarán, si son compartidos con terceros, etc.)
  • Realiza compras seguras. Si haces compras con tu tarjeta de crédito por Internet, asegúrate de tener una tarjeta con alerta incluida.
  • Siempre que navegues por Internet y necesites incluir datos personales para un acceso o registro, asegúrate que has entrado en una dirección segura. Una dirección segura debe empezar con https:// y un candado cerrado en la barra de estado de nuestro navegador.