Ya ni en la cama uno está a salvo de los hackers: alarma en un hotel japonés con robots vulnerables

697

Ya ni en la cama uno está a salvo de los hackers. Un hotel japonés, el Henn na Hotel Maihama Tokyo Bayo ha sufrido una vulnerabilidad que ha puesto en serio peligro la íntimidad de sus huéspedes. Una  compañía de viajes japonesa relacionado con HIS Group, la empresa propietaria del hotel, ha pedido disculpas por el incidente ocurrido.

El establecimiento es conocido por su alto nivel de tecnificación. Es atendido por androides, incluso en la recepción, aunque no son exactamente androides, ya que aunque hablan y se expresan como humanos, tienen la figura de dinosaurios,y hacen las delicias de los niños. No hay llaves, sino dispositivos de reconocimiento facial para acceder a las habitaciones. Y cada alcoba cuenta con un robot junto a la cama, sobre la mesilla, que ejerce de mayordomo. Los 100 robots disponibles en el hotel tenían un «agujero» en su programación que habría podido ser aprovechado por los hackers. Podrían ver y también escuchar lo que los huéspedes hacían en la cama.

Según Infosecurity, un investigador experto advirtió al Grupo HIS el pasado mes de julio que los robots eran vulnerables: «Los bots tienen códido sin firmar. Lo que implica que un usuario podría tocar la etiqueta NFC en su parte trasera y permitir el acceso a través de la aplicación de transmisión que elijan». Lo que ocurría en las habitaciones hubiera podido incluso ser transmitido en streaming.

El hotel ya ha pedido disculpas a sus huéspedes, pero a estos siempre les quedará la duda de si han sido espiados

Si se explota esta vulnerabilidad, cualquiera que tenga acceso a las habitación del hotel puede usar las cámaras y los micrófonos del robot para espiar a los huéspedes. El citado investigador anunció el ataque el pasado 13 de octubre, pero no obtuvo respuesta del grupo hotelero.

la población general está siendo violentada debido a la introducción desenfrenada de dispositivos administrados como robots, televisores , juguetes y demás

Según Tokyo Reporter  HIS se ha disculpado por ignorar las advertencias sobre el riesgo que representaban para la privacidad y la seguridad sus robots-mayordomos. Solo actuaron cuando el investigador informó en Twitter de los peligros, tras no recibir respuesta de los propietarios del hotel. El error fue que en un principio consideraron, según manifestaron en el comunicado, que la posibilidad de que los hackers accedieran a los bots era demasiado baja como para intervenir: «Los robots ya se han actualizado y no son vulnerables. Pedimos disculpas ante cualquier preocupación causada». A todos los huéspedes les quedará siempre la duda de si han sido o no espiados.

Thomas Hatch, CTO y cofundador de  SaltStack , un proveedor de software inteligente de automatización de TI, ha manifestado en relación con este curioso caso: «Esta es una situación en la que la población general está siendo violentada de manera insospechada debido a la introducción desenfrenada de dispositivos administrados , como robots, televisores, juguetes y demás» y ha añadido, en declaraciones que recoge Infosecurity: «Asistimos a una situación totalmente novedosa para la humanidad. Somos monitoreados de forma mucho más agresiva de como imaginaron nuestros predecesores, y no por las autoridades centrales, sino por los delincuentes». La ciberseguridad es cada vez más importante. Y asusta comprobar hasta que punto nuestra vida íntima puede ser violentada. Los hackers pueden entrar hasta en nuestra cama.