Refuerza así su Modelo de Cumplimiento

Indra pone en marcha un manual para prevenir prácticas anticompetitivas

173
indra edificio

Indra sigue trabajando para fortalecer su Modelo de Cumplimiento con el fin de garantizar el conocimiento y respeto de la legalidad de todos sus profesionales y erradicar cualquier comportamiento poco ético o irregular, como refleja la reciente puesta en marcha de un manual para prevenir prácticas anticompetitivas dentro de la empresa.

En concreto, el consejo de administración de la compañía de tecnología y consultoría ha aprobado un nuevo Manual de Prevención de Riesgos en Derecho de la Competencia, ámbito del derecho cuyo fin es conseguir que las empresas compitan en igualdad de condiciones evitando distorsiones en los mercados.

La aprobación de este nuevo manual culmina la actualización del Modelo de Compliance de Competencia de Indra y supone una adaptación y revisión de los riesgos, procedimientos y controles de la compañía en esa materia.

Para ello, fuentes de la compañía explican que “se han identificado de forma pormenorizada las posibles conductas anticompetitivas atendiendo a la legalidad vigente, se han fijado indicadores de riesgo para detectar dichas conductas, se ha elaborado un catálogo de hipotéticos riesgos y se han analizado, revisado y actualizado los procedimientos y controles que Indra ya venía aplicando para prevenir o mitigar la materialización de los riesgos identificados”.

La compañía actualiza los riesgos, los procedimientos y los controles en materia de Derecho de la Competencia

El Código Ético y de Cumplimiento Legal de Indra ya recogía la voluntad de la compañía de fomentar la cultura de cumplimiento normativo y, en concreto y entre otras, el de las normas que sancionan las prácticas anticompetitivas, “con el fin de evitar toda práctica o conducta colusoria, concertada o que, de cualquier forma, tenga por objeto restringir o falsear la libre competencia”.

Además, hay otra normativa interna, como el reglamento del comité de ofertas o de compras, y controles, como la auditoría interna, la política general de control y gestión de riesgos o la asesoría jurídica, entre otros, que contribuyen a prevenir la comisión de ilícitos anticompetitivos.

Asimismo, Indra lleva a cabo campañas de sensibilización, información y formación en materia de Competencia obligatoria para todos los profesionales y colaboradores. También cuenta con un canal directo para las comunicaciones relativas a cualquier duda en torno al Código Ético y de Cumplimiento Legal y normativa que lo desarrolla, así como cualquier infracción relativa al Manual de Prevención de Riesgos en Derechos de la Competencia.

La empresa está volcada en mejorar su gobierno corporativo y el cumplimiento normativo

La unidad de cumplimiento, que depende de la comisión de auditoría y cumplimiento del consejo de administración de Indra, es el órgano responsable de promover y velar por el respeto de la normativa de cumplimiento.

Desde la llegada a la presidencia de Fernando Abril-Martorell, la empresa está volcada en mejorar su gobierno corporativo y el cumplimiento normativo y, entre otras actuaciones, ha revisado y robustecido el Código Ético y de Cumplimiento y el Modelo de Prevención Penal y se ha dotado de mayor independencia y medios a la unidad de cumplimiento y a la función de auditoría interna.

En esta línea, también se han adoptado medidas sancionatorias y disciplinarias cuando se ha detectado alguna actuación irregular y se realiza un seguimiento continuo por parte de la comisión de auditoría y cumplimiento y el consejo de administración en esta materia.

Sin embargo, desde la empresa inciden en que, más allá de los órganos de gobierno y administradores de la compañía, los profesionales, con sus comportamientos y actitudes, son claves para erradicar cualquier irregularidad o infracción.

Por ello, ha hecho un “importante esfuerzo” para dar a conocer el Modelo de Prevención de Riesgos Penales y el Código Ético y de Cumplimiento Legal entre sus profesionales y ha mejorado la formación, obligatoria para todos sus trabajadores, en materia de cumplimiento. El objetivo es conseguir que todos los profesionales y colaboradores se impliquen en la nueva cultura, la hagan suya y confíen en los mecanismos y herramientas que la compañía pone a su disposición.

En este sentido, desde la empresa de tecnología y consultoría destacan que más del 90% de la plantilla ha recibido formación en materia de cumplimiento en el último ejercicio y en dos años se ha triplicado el número de comunicaciones recibidas a través del canal directo.

También se han puesto en marcha medidas para erradicar cualquier atisbo de corrupción

El esfuerzo realizado por Indra para mejorar su gobierno corporativo y el cumplimiento normativo, reducir riesgos e inculcar en los profesionales una cultura de máxima integridad, responsabilidad y transparencia se ha visto reconocido con la máxima puntuación en gobierno corporativo y anticorrupción en el último Índice de Sostenibilidad FTSE4Good.

La compañía ha conseguido, además, mejorar su puntuación de forma significativa en buen gobierno en el Índice Dow Jones Sustainability Index (DJSI) World, en el que permanece desde hace 14 años.

El impulso a la cultura de cumplimiento y las numerosas medidas de impacto puestas en marcha para erradicar cualquier atisbo de corrupción, han convertido también a Indra en una de las primeras compañías de tecnología y consultoría del Ibex-35 que cuenta con la certificación UNE-19601 “Gestión de Compliance Penal” de Aenor.

Esta certificación acredita que Indra cumple con las mejores prácticas en sistemas de gestión para prevenir delitos, reducir el riesgo y fomentar una cultura empresarial ética y de cumplimiento con la Ley, contribuyendo a generar confianza.