Diez consejos para teletrabajar desde casa y ser productivo sin morir en el intento

128
Consejos para teletrabajar

Te damos los mejores consejos para teletrabajar desde casa de forma eficiente, productiva y cómoda para ti. El problema mundial del Coronavirus ha servido para implantar el teletrabajo, una forma de producción que ya tenía cierta raigambre en empresas y multinacionales anglosajonas y alemanas, donde el presentismo, que tanto gusta a muchos jefes, o como vulgarmente se dice, calentar la silla produciendo poco, no está bien visto.

Son muchas las empresas que han mandado a sus trabajadores a casa para prevenir contagios, como EY en España o Google en el Reino Unido. Para muchas personas teletrabajar puede ser una bendición, una forma de conciliar tu vida privada con el trabajo; y también puede ser un martirio. Si aprendes algunos trucos, puedes sacar partido a este nuevo estilo de vida que llega, probablemente para quedarse.

1.-Mantén tu disciplina habitual, nada de trabajar en pijama

Es muy probable que ante la ventaja de no tener que emplear largo tiempo en desplazamientos tus costumbres cotidianas cambien por completo. Puedes aprovechar esas horas, si tu tipo de trabajo te lo permite, para “salir” antes, es decir, acabar antes. Tal vez eres de los que prefieren aprovechar para dar un largo paseo al perrro, si lo tienes, algo que no podías hacer antes, o ir al gimnasio un rato. Decidas lo que decidas, en connviencia o no con tus jefes, arréglate como si fueras a trabajar. Dúchate, aféitate si eres hombre, e incluso píntate si eres mujer y lo hacías normalmente. No hay nada más deprimente que te den las ocho de la tarde en pijama y con los pelos alborotados tras 12 horas diarias de trabajo. Porque el teletrabajar no te va a librar de tener que hacer horas extras si tu empresa es de las que quieren que sus trabajadores trabajen de más sí o sí.

2.-Exige a tu marido, tus hijos o tus compañeros de piso que respeten tu espacio y tu concentración

Estás trabajando. Tal vez, cuando estás en casa normalmente, tu hijo adolescente podría pedirte que le hicieras un Cola Cao, y a lo mejor eras tan blando y complaciente que se lo hacáis. Ahora se acabó. Estás en horas de trabajo y necesitas concentrarte. Y, por supuesto, que se olviden de ti como cociner@ al medio día. Que sigan con la rutina de siempre. Gran parte de los incendios que se producen en un hogar están provocados por personas que están trabajando y cocinando a la vez. No se puede estar en misa y repicando. Y en el mejor de los casos, se te van a pegar las lentejas al culo de la olla. En el peor puedes acabar esquizofrénico o provocando que arda toda la familia.

3.-Intenta tener tu propio espacio

Aunque sea un minidespacho, separado por un biombo. Nada de trabajar en la cocina o en la cama, a menos que no tengas otro remedio. Es importante que separes las áreas de ocio de las de trabajo. Procura eliminar elementos que inciten a la distracción. A ser posible que tu despacho disponga de luz natural y si te dejas llevar por las teorías del Feng Shui, mejor que mejor. Es importante sentir las espaldas cubiertas, incluso en tu propio hogar.

4.-Organízate y recurre a las herramientas más adecuadas par lograrlo

Sigues teniendo jefes, o clientes, pero es fácil caer el descontrol cuando estás a tu aire. Sobre todo al principio. Si quieres utiliza una agenda de las clásicas, o recurre a evernote el calendario de Windows para no olvidar lo que tienes que hacer y administrar tu tiempo. Un corcho con chinchetas puede valer. Pero no lo olvides: organízate. Si no, acabarás trabajando muchas más horas que en tu trabajo.

5.-Realiza pequeñas pausas, como dictan las normas de seguridad e higiene en el trabajo

Aunque parezca mentira los teletrabajadores, sobre todo al principio, suelen cuidarse menos. Mantén una postura erguida frente al ordenador, haz las pausas necesarias para proteger tus ojos, levántate cada cierto tiempo para estimular la circulación. Al no tener con quien distraerte, es fácil que trabajes del tirón, y acabes agotado, con lo cual bajará tu rendimiento.

6.-Practica hábitos saludables, cuida tu alimentación

Que la nevera esté al alcance de cinco metros llena de chocolate, salchichón o jamón ibérico no es ninguna obligación para que te atiborres. Ten en cuenta que al no ir en tren, andando o incluso en coche a trabajar, quemas muchas menos calorías.

7.-Si fumas, no abuses… A lo mejor es un buen momento para dejarlo

Si tienes el feo y poco saludable hábito del tabaco, es un buen momento para quitarte de fumar. Teletrabajar suele tener una ventaja, tienes menos stress. No hay discusiones con los jefes ni con los compañeros, al menos presenciales. Y no debes ser tan egoísta como para dejar la casa apestando a tabaco por el mero hecho de que fumar en el hogar no está prohibido. A nada que te descuides terminarás encadenando un cigarrillo con otro.

8.-Intenta no distraerte navegando por Internet

Ya no tienes a nadie que se pueda chivar a tu jefe si te ve abriendo Facebook por motivos ajenos al trabajo, ni nadie en el cogote que pueda mirarte mal, pero el tiempo que pierdes lo tendrás que recuperar, y serás tú el principal perjudicado. La página Web Genbeta ofrece consejos sobre interesantes aplicaciones para que no se te vaya el santo al cielo . Windows ofrece una utilidad denominada Ghoster que obscurece todas las ventanas salvo aquella en las que estás trabajando. También hay otra llamada Stay Focused que limita el tiempo que puedes pasar navegando en sitios que no son necesarios para tu trabajo.

9.-Es importante que se creen unas herramientas válidas para hablar con tus jefes y compañeros, cuidado con ellas

Ya sea Google Talk, Telegram o Whatsapp, o incluso Skipe. Es importante mantener la comunicación con tus compañeros y jefes. Y que sea fluida. Pero la técnica te puede jugar malas pasadas. Cuidado con los cotilleos. Es muy fácil equivocarse de chat y meter la pata hasta el cuello. Las situaciones que pueden crearse pueden ser muy incómodas y hasta peligrosas.

10.-Ten claras tus horas de entrada y salida

Muchos jefes, al no saber con certeza a que hora has comenzado a trabajar, no tienen en cuenta que el día no es eterno. Desconecta el ordenador llegado el momento, ya sea cuando se cumple tu horario o cuando has terminado de hacer horas extras. La tecnología y el teletrabajo pueden mejorar tu vida y tu productividad, no están concebidas para convertir tu existencia en un infierno. Si ya lo era antes, ya es harina de otro costal.