El INE no es el coco y sus datos ayudan a mejorar nuestra sociedad

367
Foto del edificio INE ( INSTITUTO NACIONAL DE ESTADÍSTICA

Vivimos en una sociedad en la que los usuarios de las tecnologías ponen en manos de los grandes operadores GAFA sus secretos más íntimos:  Google y Facebook saben dónde comes, las películas que te gustan, si utilizas herramientas como Tinder o si por el contrario llevas meses enclaustrado en casa sin comerte un colín. Y es posible muy probable que estemos asistiendo al mayor de los despropósitos.

Algunas voces se han levantado en contra del Instituto Nacional de Estadística (INE) por realizar un estudio a partir de datos de teléfonos móviles. La intención de una de las instituciones con mayor prestigio de nuestro país, según datos auditados, no es, ni mucho menos, espiar a los clientes de las Operadoras.

“Al tratarse de datos estadísticos anonimizados  y altamente agregados , no contienen registros individualizados vinculados a personas físicas, no siendo posible su identificación. En consecuencia, no se pone en peligro la privacidad de los usuarios”, ha manifestado en un comunicado Telefónica.

Las operadoras están ayudando al Instituto Nacional de Estadística a realizar estudios de los que puede beneficiarse la ciudadanía: desde mejorar el tráfico a las infraestructuras de las grandes ciudades, mejorar la oferta turística o prevenir situaciones de riesgo.

La utilización de los datos de teléfonos móviles se irá incorporando, cuando se realice este estudio, a la información sobre movilidad que ofrece tradicionalmente el INE en los Censos de Población y Viviendas.

La metodología del estudio divide el territorio nacional en unas 3.200 celdas, cada una de ellas con al menos 5.000 residentes. Para cada celda, el INE recibirá información de los tres principales operadores de telefonía móvil de España sobre cuántos terminales se encuentran en dicha celda en varios momentos del día.

Esta información se limitará a un recuento de terminales que será proporcionada al INE en forma de tablas agregadas de resultados. Los operadores no facilitarán datos individuales sobre números de teléfono, ni sobre los titulares de las líneas, por lo que en ningún caso el INE podrá rastrear la posición de ningún terminal

El INE quiere recalcar que se trata de una estadística sometida, como todas las que elabora, a la Ley de la Función Estadística Pública, que garantiza el secreto estadístico y que cumple con todos los requerimientos de la Ley de Protección de Datos. Telefónica les está ayudando, al igual que Vodafone y Orange, así como a la sociedad en general.

Desde Escudo Digital hemos consultado la opinión de Jordi Nebot Carda. Es CEO y Cofundador de Paynopain, fintech española que lleva en activo desde 2011 dando cobertura de pagos a escala global y que actualmente cuenta con proyectos tecnológicos en más de 12 países alrededor del mundo.

El INE no es Gran Hermano, ni tiene medios para serlo

Esta es la opinión de Nebot : “Siempre que no haya un fin comercial, sacar hábitos de consumo de la población no ocasiona ningún problema. Otra cosa sería que se revelaran datos personales, pero van a ser datos genéricos. Es un estudio que probablemente segrega por datos demográficos, para poder así estudiar determinados patrones. Yo no le veo ningún problema. Y si no hay fin comercial, desde luego, muchísimo menos. La gente a veces es muy irracional… Para unas cosas se preocupa mucho, son muy seguidores de las teoría conspiranoicas. Y en cambio, en las plataformas en las que comparten información ceden a veces su alma, no tienen ningún tipo de reparo ni prudencia: fotos del bebé, me voy de vacaciones, mi ubicación”.

Según ha manifestado Borja Adsuara, profesor, abogado y experto en protección de datos, estos no corren peligro porque, “sencillamente, no se usan datos personales. Y aunque se utilizaran, como cuando el INE realiza encuestas, esos datos estarían sujetos al secreto estadístico, y no los pueden ceder a terceros”.

En efecto, el estudio divide el territorio nacional en unas 3.200 celdas, cada una de ellas con al menos 5.000 residentes. Para cada celda, el INE recibirá información de los tres principales operadores de telefonía móvil de España sobre cuántos terminales se encuentran en dicha celda en varios momentos del día.

Esta información se limitará a un recuento de terminales que será proporcionada al INE en forma de tablas agregadas de resultados. Los operadores no facilitarán datos individuales sobre números de teléfono, ni sobre los titulares de las líneas, por lo que en ningún caso el INE podrá rastrear la posición de ningún terminal.

El INE, en un comunicado que subió ayer a Twitter, ha señalado que cumple con todos los requerimientos de la Ley de Protección de Datos.  No hacía falta ni que lo dijera. Y, desgraciada o afortunadamente, no tiene los medios para ser el Gran Hermano de Huxley con el que lo han comparado. Casi, si nos apuramos, ni los del GHVIP que emite Mediaset. Uno de los nichos que reclama más profesionales, junto con la ciberseguridad, es la estadísitca.