Rusia prueba desconectar su infraestructura de red de Internet

209
Krenlim, Rusia

El gobierno ruso no ceja en su empeño de alcanzar todo el poder y el máximo control de las nuevas tecnologías y redes de comunicación. En definitiva, por el control de Internet. Tanto es así que ha puesto en marcha esta semana una serie de pruebas destinadas a comprobar si su infraestructura nacional de Internet (conocida en Rusia bajo el nombre de RuNet) podría afrontar con éxito su ‘desconexión’ de la Internet global y de su sistema de DNS, cuenta Genbeta.

Según este medio, especializado en nuevas tecnologías, en estas pruebas han colaborado no sólo las agencias gubernamentales rusas, sino también proveedores de acceso y empresas tecnológicas del país. El gobierno de Putin ha calificado de “éxito” este trabajo, con el que se ha consegudi durante unas horas – que RuNet se convirtiera en la mayor intranet del mundo.

El problema ahora es qué consecuencias podría tener esta desconexión de Internet y el uso que pueda hacerse de ello. En palabras de Alexei Sokolov, subdirector del ministerio ruso de Desarrollo Digital, Comunicaciones y Medios de Comunicación, “la conclusión es que, en términos generales, tanto autoridades como operadores de telecomunicaciones están listos para responder de manera efectiva a los posibles riesgos y amenazas, así como para garantizar el funcionamiento de Internet y de la red rusa de telecomunicaciones unificadas”.

Aunque no se han revelado detalles técnicos de este proceso, sí hay trascendido que se simularon varios escenarios de desconexión, incluyendo uno que simulaba un cibertaque de una potencia extranjera.

Los expertos comparan ya la prueba del aislamiento, a través de RuNet, con el ‘Gran Cortafuegos’ chino, mientras que en el Kremlin se subraya su poder de autodefensa, más que su capacidad de poder establecer más controles y sus posibilidades como herramienta de censura.

La lucha por el poder a través de las nuevas tecnologías está detrás de todas estas maniobras, para contrarrestar el hecho de que en EE.UU. se siga alojando la mayor parte de la infraestructura global de Internet. Las pruebas llevadas a cabo en Rusia estaban previstas para la pasada primavera, pero se retrasaron – según Genbeta – con el fin de disponer de tiempo para aprobar una ‘Ley de la Internet Soberana’ que otorga al poder Ejecutivo la facultad de aislar RuNet amparándose en la seguridad nacional.

La fecha elegida para la desconexión, en vísperas de Nochebuena, fue menos problemática de lo que podría parecer, puesto que Rusia, de religión ortodoxa, no celebra esa festividad hasta el 7 de enero.