Guía elaborada por INCIBE

Consejos para evitar disgustos con los juguetes de Reyes conectados

163
juguetes conectados
Foto: Europa Press

Cada vez hay más niños que disponen de juguetes conectados. Juguetes que les permiten acceder a Internet. Sin embargo, conviene tener en cuenta que esta conectividad conlleva una serie de peligros para los que tanto padres como hijos tienen que estar preparados.

Los juguetes conectados son aquellos que permiten al pequeño interactuar con otros dispositivos, como tabletas o móviles, para intercambiar datos. Nos referimos a los muñecos interactivos, robots programables o drones.

No hay que confundirlos con otros juguetes tecnológicos que no tienen la capacidad de conectarse a Internet u otros dispositivos, como pueden ser los coches teledirigidos. Ni tampoco son lo mismo que los productos de ocio digital como las consolas, ‘smartwatches’ o móviles.

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE), con el centro Internet Segura for Kids (IS4K) y la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, ha elaborado una guía donde se explicar las pautas para el uso seguro de juguetes conectados. Estos juguetes ofrecen distintas posibilidades, como grabar o transmitir imágenes, grabar o reproducir la voz, interactuar con una aplicación o navegar y comunicarse a través de Internet.

Es muy importante elegir aquellos juguetes más adecuados para la edad y madurez del niño

Por lo tanto, es importante antes de elegirlos optar por aquellos que sean más adecuados a la edad y madurez del niño. Estos productos vienen con una edad recomendada, por lo que los padres tendrán que decidir si el niño está preparado para utilizar el juguete con seguridad. No hay que olvidar que estos juguetes también suelen recoger información a través de preguntas, grabaciones de voz o recopilando datos de los juegos.

Estos juguetes pueden crear un perfil con datos referidos a la edad, gustos, intereses o localización y posteriormente aprovecharlo para personalizar la experiencia, hacer publicidad dirigida o la venta de esta información a terceros. El fabricante debe especificar en la política de privacidad del producto quién es responsable de la información que se recopila, para qué va a ser utilizada y cómo el usuario puede ejercer sus derechos.

Es importante configurar los juguetes conectados

Para proteger a los más pequeños es necesario configurar los juguetes conectados. En primer lugar, si este se puede conectar a otros dispositivos, hay que asegurar la conexión WiFi para bloquear el acceso de personas ajenas.

Otras medidas también a tener en cuenta son cambiar las contraseñas y códigos que vienen por defecto, mantener las actualizaciones al día y apagar el juguete cuando no se esté utilizando. Existen algunos juguetes que incorporan ya herramientas de seguridad específicas por lo que conviene saber cómo funcionan y cuál es su utilidad.

Como el juguete recopila información personal, es recomendable que se comprueben y eliminen los registros de mensajes o datos personales de forma periódica. Y, si es la última vez que se utiliza, eliminar la totalidad de los datos.

Por último, para que la experiencia con el juguete conectado sea la mejor posible es conveniente acompañar al niño durante el juego. Los padres tienen que enseñar una serie de valores de respeto y mostrarles los peligros de Internet. Para asegurarse de que no se ponen en peligro a ellos mismo o a familiares, deben supervisar su actividad y experiencia de juego.