Amazon, a punto para entrar a lo grande en la seguridad militar

219
foto de amazon

Amazon es cada vez más polivalente. No solo produce y emite series sobre Sergio Ramos y vende todo tipo de bienes y servicios. El gigante de las ventas por correo podría estar a punto de convertirse en una fuerza militar en toda regla, según informa Fox Business. Muy pronto podría recibir un contrato de desarrollo informático en la nube de 10 mil millones por parte del Pentágono.

Jeff Bezos, que ya ingresa miles de millones de dólares gracias al almacenamiento en la nube de Amazon Web Services, se convertiría en un gigante en la tecnología de seguridad nacional. El minorista en línea obtuvo unas ganancias de 25.000 millones de dólares durante el ejercicio de 2018.

El servicio de almacenamiento en la nube de Amazon ya ofrecía servicios a los servicios de inteligencia norteamericanos mediante un acuerdo por el que “solo” ingresaba hasta ahora 600 millones de dólares.

Optimizaba y daba soporte a las plataformas de intercambio de datos y se adecuaba a los sistema de cumplimiento automatizados.

Jeff Bezos podría convertirse en el “soldado digital” mejor pagado del Universo

El contrato, que lleva por nombre JEDI ha generado quejas por parte de la competencia. Se denunciaron supuestas irregularidades y el concurso se paralizó el pasado 1 de agosto. Amazon y Microsoft fueron los finalistas dejando fuera del concurso de licitación a Oracle, quien llegó a emprender acciones legales contra la decisión adoptada.

Hasta Donald Trump manifestó su preocupación al respecto. El poder que adquiriría Bezos con respecto a otros gigantes tecnológicos sobrecoge al presidente de Estados Unidos, quien no siente ninguna simpatía por el multimillonario. Al comienzo, al menos nueve empresas compitieron por el PROYECTO JEDI: Oracle, Microsoft, IBM, Dell Technologies, Hewlett Packard, SAP America, General Dynamics, Red Hat y VMware. Google se autoexcluyó.

El Secretario de defensa, Mark Sper, que tomó posesión de su cargo el pasado 23 de julio tiene la última palabra y aumentan los rumores sobre la posibilidad de que Trump dé vía a libre a que Bezos para que se quede con el pastel, y es que realmente la nube de Amazon es tal vez la más adecuada para almacenr el volumen de datos que necesita el Pentágono.

Elissa Smith, portavoz del departamento de Defensa declaró a Business Insider que “El secretario Sper se ha comprometido a asegurar que nuestros soldados tengan los mejores recursos, como la Inteligencia Artificial, para que podamos seguir siendo el ejército más poderoso en el mundo, al tiempo que se ahorran los dólares de los contribuyentes. Mantiene su promesa a los miembros del Congreso y a los ciudadanos estadounidenses, motivo por el cual Esper está revisando el Proyecto JEDI”

No sospechó jamás Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo, que iba a poder llegar a convertirse en el “soldado digital” más importante de Estados Unidos y en el mejor pagado. Han transcurrido solo 24 años desde que, fundara en el garaje de su casa el origen de lo que es hoy Amazon, cadabra.com

Un apellido vallisoletano en la cima del mundo

Arriba, vídeo de Jeff Bezos en una de sus últimas intervenciones

Su nombre original era Jeffrey Preston Jorgensen, aunque no mantiene contacto con su verdadero padre, un vendedor de bicicletas que le tuvo cuando era solo un adolescente. Y es que su Jacklyn Gise tenía 17 años cuando le dio a luz. Jacklyn, poco después contrajo matrimonio  con Miguel Bezos, un cubano a quien el tercer hombre más rico del mundo considera su verdadero padre. Él lo adoptó y le dio su apellido. Actualmente Jeffrey preside junto con la madre de Miguel la Bezos Family Foundation. Ha colaborado con proyectos culturales filantrópicos con diversas entidades castellano leonesas. La familia del padastro de Jeffrey procede de Villafrechós, una localidad vallisoletana. En el año 2010 Bezos visitó el pueblo, aunque casi nadie le vio.

Allí, muchos de sus habitantes comparten el mismo apellido del hombre más poderoso del mundo, en cuya nube se alojarán, si se cumplen sus planes, los secretos militares de la mayor potencia del orbe. Ganas no le faltan. Amazon llegó a colgar anuncios en el metro de Washington el pasado año en los que afirmaba que su empresa es la que mejor puede proteger a los soldados norteamericanos.

Resulta difícil convencer a la opinión pública en un caso como este. No es fácil asumir que los secretos militares de un país sean custodiados por una firma comercial que vende aparatos depilatorios y ropa. Aunque el Estado considere que no tiene las insfraestructuras propias adecuadas para ello.