Fernando Abril-Martorell, en el punto de mira del Gobierno

250
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra

El popular refrán “una retirada a tiempo es una victoria” se podría aplicar a Fernando Abril-Martorell, presidente Indra, tras la suspensión del ERTE que pretendía imponer a un tercio de la plantilla. Lo que no sabe el conocido directivo es si aplicar el refrán en este caso le servirá para salvar su cabeza al frente de la compañía tecnológica.

Según ha podido saber Escudo Digital, en el gobierno de Pedro Sánchez le han tomado la matrícula y será muy difícil que continúe al frente de Indra una vez se normalice la situación, tras superar los efectos del Covi-19. Las mismas fuentes apuntan a que ya se estaría buscando un sustituto de solvencia para finales de año.

Desde Moncloa se enfatiza que Fernando Abril-Martorell ha jugado a ser presidente independiente de una empresa del Ibex sin tener en cuenta que Indra es una empresa semipública con casi un 20% de capital estatal.  Se le reprocha que no tuviera más sensibilidad social en estos momentos y, sobre todo, se le acusa de no tener en cuenta las órdenes expresas dictadas desde el Gobierno de prohibir a toda costa planes de regulación de empleo en compañías con participación estatal.

De haberse llevado a cabo el ERTE en Indra otras muchas empresas semipúblicas podrían haber seguido el mismo camino. Tampoco entienden que sea una de las compañías más estratégicas del país en temas de seguridad la que se pueda permitir el lujo de prescindir temporalmente de parte de la plantilla.

Igualmente, se recuerda que no tenía ningún sentido intentar poner en marcha un ERTE de forma tan precipitada cuando todavía no se sabe realmente el alcance de la crisis del coronavirus. También, apuntan las mismas fuentes que en una empresa como Indra, con contratos de larga duración y totalmente garantizados por su consideración de estratégicos en el marco de la seguridad, defensa y tecnologías de la información, carece de justificación tan siquiera considerar un plan de bajas temporal.

Muchos son los que recuerdan en este momento la fama que le precede a Fernando Abril-Martorell en el mundo empresarial: experto en reestructurar, limpiar, despedir y poner patas arriba a empresas de gran tamaño. Como ejecutivo va camino de firmar un récord difícil de superar y es el despido de miles de trabajadores tras su paso por compañías como Telefónica, Prisa o la propia Indra.

Todas estas circunstancias hacen que la continuidad del veterano directivo se ponga en duda por parte del Gobierno de coalición de Pedro Sánchez al término de esta crisis.