Un algoritmo para predecir los riesgos de colisión de buques

Fujitsu mejora el control y la seguridad del tráfico marítimo con tecnología de IA

110
buques inteligencia artificial

Una colisión de grandes embarcaciones al día. Esta es la media que arrojan las estadísticas, aunque nos cueste creerlo o no nos enteremos. “Pasa y además mucho”, asegura Carlos Cordero, director de Tecnología (CTO) de Fujitsu en España. “Se calculan unos 2.000 incidentes al año, sobre todo en los puertos donde la congestión es tremenda, mucho mayor que la de tráfico aéreo, aunque se piense lo contrario. Y con la complicación añadida de la limitada capacidad de maniobra que tienen estas naves de gran tonelaje”.

Ni poner en riesgo vidas ni el medio ambiente. Ese es el objetivo que persigue Fujitsu Limited con su ensayo de campo realizado junto a la Guardia Costera de Japón, para predecir las colisiones de buques con Inteligencia Artificial. Los choques de los barcos más grandes tienen un gran impacto en la sociedad, pero este se puede minimizar con la tecnología de IA de Fujitsu, que detecta rápidamente los riesgos y permite anticiparse. Exactamente, se ha conseguido acortar el tiempo de operación unos dos minutos. “Un margen, que puede parecer poca cosa, pero en navegación marítima es un promedio que permite hasta cambiar de rumbo y, en cualquier caso, al menos moverse y hacer una maniobra”, matiza Cordero.

Gracias a la Inteligencia Artificial, se pueden predecir las zonas donde se concentran los riesgos de colisión

No es la primera vez que se prueba el algoritmo. Hace dos años Fujitsu se puso ya a ello en el puerto de Singapur, uno de los más congestionados del mundo; “por tanto, el lugar perfecto para llevar a cabo nuestra prueba es una especie de laboratorio macro, de ahí que sea uno de los destinos donde más se invierte”.    

La prueba en el control del tráfico marítimo de Japón, que supone un reforzamiento de esa anterior, se llevó a cabo entre diciembre de 2019 y marzo de 2020 en Tokyo Wan Vessel Traffic Service Center, donde se ofrecen servicios de apoyo a la navegación, en virtud de un contrato de outsourcing realizado con la Guardia Costera de Japón.

Gracias a la tecnología de Inteligencia Artificial Zinzai, centrada en las personas, desarrollada por Fujitsu Laboratories Ltd., se pueden detectar los accidentes entre buques y predecir las zonas donde se concentran los riesgos de colisión en la bahía de Tokio. Aplicando esta tecnología al sistema Veessel Traffic Services (VTS), normalmente utilizado en las operaciones de control del tráfico en el mar. Tras la prueba, la multinacional ha confirmado su utilidad en la prevención de ese tipo de riesgos.

A partir este mismo mes, Fujitsu reforzará su estructura empresarial de apoyo a la navegación segura, promoviendo tecnología para el control del tráfico marítimo y ofreciendo servicios de apoyo a la navegación segura para su control y el de las operaciones de los buques.

Según un informe de la Japan Transport Safety Board, entre 2009 y 2019 se produjeron 2.863 accidentes de colisión marítima sólo en el país nipón, con un promedio de 286 accidentes por año. Las colisiones en las que intervienen grandes embarcaciones pueden tener un importante impacto en la sociedad, sobre la seguridad de las tripulaciones, los daños a los buques y la contaminación marina.

El Servicio de Guardacostas de Japón opera un sistema de apoyo a la navegación que combina el radar y el Automatic Identification System (AIS) para rutas de tráfico alto, ya que garantizan la seguridad marítima. Sin embargo, no es fácil reconocer y predecir los movimientos de un gran número de embarcaciones, además de los riesgos. Por lo tanto, la detección de riesgos y el momento en que se informa de posibles peligros a los buques depende de la experiencia y la habilidad de los controladores de operaciones.

Simulación de accidentes realizada por instructores y controladores

Utilizando el entorno de capacitación del Tokyo Wan Vessel Traffic Service Center, con la cooperación de seis experimentados controladores e instructores de operaciones de control del tráfico marítimo, se simularon tareas basadas en accidentes anteriores de aproximación para demostrar la eficacia de las operaciones.

Dos tipos de cálculos

– El convencional, en el que los controladores de operaciones reconocen y predicen el movimiento de los buques sobre la base de su experiencia y conocimiento para determinar el peligro. “Cuando hay dos o tres barcos próximos y se ve que sus trayectorias se van a cruzar en algún momento”,explica el CTO de Fujitsu Spain.

– De “puntos calientes dinámicos”, enfocado a anticipar áreas portuarias que pueden tener problemas.

Con el algoritmo, también se confirmó que el número de advertencias emitidas para los buques propensos al riesgo casi se duplicó con la tecnología, lo que indica medidas preventivas proactivas y la posibilidad de mejorar la seguridad en la Bahía de Tokio. De esta forma, las operaciones podrían realizarse a niveles aceptables, independientemente de la experiencia y la habilidad de los controladores de las operaciones. “En cualquier caso, esta tecnología IA no supone la toma decisiones mediante el algoritmo, sino que da información para ayudar a decidir”,precisa el experto.

Fujitsu seguirá colaborando con la Guardia Costera de Japón para mejorar la tecnología. Satisfechos con el resultado, desde el departamento de Tráfico Marítimo de la Guardia Costera de Japón aseguran que “en el futuro, verificaremos condiciones de tráfico más complejas y mejoraremos la precisión de la tecnología, mientras planeamos implementar el desarrollo”.

En España también se ha empezado a mover este avance, sobre todo, interesante para los puertos más necesitados en cuestión de seguridad como el de Santander, Barcelona y Valencia. Tal y como Carlos Cordero expone, la intención, antes de la llegada de esta pandemia, era proponer tanto el algoritmo como la tecnología de computación cuántica que tenemos para optimizar la logística en puertos, dentro del plan ‘Ports 2.0’, que incluye unas inversiones multimillonarias para proyectos muy interesantes, “que pueden aportar mucho valor a los puertos. Confiemos en que todo se reactive cuando esto pase”.