La entidad presentó sus resultados, con el impacto del Covid-19

Santander: 100 millones de euros para respaldar propuestas solidarias contra el coronavirus

169
Santander

Desde que se decretara el estado de alarma, todo el sector bancario se ha aunado en un firme propósito: ser parte de la solución de esta crisis sin precedentes. Y ello, no solo desde la propia naturaleza de su negocio y por tanto, con aportes financieros, sino también con recursos humanos e iniciativas sociales directas.

En el caso de Banco Santander esta misma filosofía ha vuelto a reforzarse con el anuncio de una partida de 100 millones de euros que serán destinados a combatir la pandemia. Una comunicación coincidente con la publicación de los resultados de la entidad en este primer trimestre, en el que ha ganado 331 millones de euros, un 82% menos, tras dotar provisiones de 1.600 millones por el coronavirus.

Durante la presentación de los mismos, su presidenta, Ana Patricia Botín, valoró este balance hasta marzo con relatividad: “Los resultados ordinarios han sido buenos, con un impacto limitado del Covid-19”. Y defendiendo esta “posición sólida” informó del destino de esos 100 millones de euros por todo el mundo “para iniciativas solidarias, muchas ya implementadas, procedentes de la reducción en la retribución de la alta dirección y del consejo de administración, de donaciones de empleados y terceros, y de aportaciones realizadas por filiales del grupo”. Los fondos se están utilizando en todos los mercados de la entidad para comprar equipamiento médico y apoyar la investigación del virus mediante la colaboración de universidades y otros organismos.

“Desde el comienzo de la crisis hemos actuado con determinación para hacer lo posible en la lucha contra la pandemia y apoyar la recuperación y esta sigue siendo nuestra primera misión. Queremos ser parte activa en la resolución de esta emergencia sanitaria y económica”, dejó claro la presidenta.

“La salud de los empleados, la continuidad del negocio y el apoyo financiero a los clientes” se expusieron como principales preocupaciones; alineado con lo que aparece en la web de la entidad: somos un banco responsable y nuestra prioridad es proteger la salud de la plantilla, clientes y accionistas, al tiempo que contribuimos a la del conjunto dela sociedad. Queremos también ayudarles en las consecuencias que puedan tener como consecuencia de la pandemia. Por ello hemos puesto planes de contingencia en las geografías en las que operamos para contribuir al bienestar de todos.

Desde hace semanas, Banco Santander ha monitorizado la situación y ha activado todos los protocolos y acciones necesarias para mitigar los efectos del virus y su propagación. Aparte, explican, “nos hemos encargado de asegurar que nuestros proveedores clave tienen planes de contingencia que certifican la continuidad de nuestra actividad con el fin de garantizar el correcto funcionamiento de nuestros servicios. También hemos publicado contenidos, por vías de comunicación externas e internas, para mantener informados a todos en todo momento. De forma paralela, hemos puesto en marcha medidas específicas para cada uno de nuestros grupos de interés en función de país en que se encuentran”.

Las palabras pronunciadas por Ana Botín detallaban más la acción. “Estamos haciendo también todo lo posible para ayudar a los hospitales,al personal sanitario y a las distintas organizaciones y fundaciones que están trabajando para luchar contra el coronavirus. Hemos puesto a disposición de las autoridades sanitarias nuestra red internacional y nuestra capacidad global de compra para ayudar a gestionar las relaciones con proveedores y distribuidores, de modo que el equipamiento y los suministros necesarios lleguen a las personas y a los lugares donde más los necesitan”.

En marzo se anunció la creación de un fondo solidario que ya suma 54 millones de euros

El pasado mes, Santander ya anticipó la creación de un fondo solidario por un importe mínimo de 25 millones de euros, financiado inicialmente con el 50% de la retribución de este año de la presidenta, Ana Botín , y Jose Antonio Álvarez, consejero delegado; el 20% de los consejeros no ejecutivos y las aportaciones voluntarias de empleados. Con las contribucciones de los últimos días el fondo ha  crecido hasta los 54 millones de euros. Además, y de forma adicional el baco aporta otros 46 millones de euros redirigiendo fondos de determinados proyectos para combatir el coronavirus y a la protección de los grupos vulnerables más golpeados por la enfermedad en varios países.

Dos tercios de estos fondos son los que aproximadamente se han dirigido a universidades y centros de investigación en diferentes áreas y países, como a la respuesta con las administraciones para la transición digital en centros universitarios -centrándose en los estudiantes con menos medios- , y a investigar en vacunas, fármacos y diagnósticos.

En España, entre las acciones directas, destaca la donación por parte de Banco Santander de 4,1 millones de mascarillas para el Gobierno, las fuerzas armadas y la policía, así como para distintos hospitales de todo el territorio nacional. También se han distribuido 500 respiradores no invasivos por todas las comunidades, 2.000 mantas para el Hospital de la Paz, instrumentos de desinfeccion en residencias de ancianos en Madrid y se ha contribuido al Hospital de Campaña del Ifema.

Asimismo, destacan otras iniciativas en colaboración con investigadores, empresas y ONG, como la compra de 500.000 litros de agua para los hospitales o el apoyo a proyectos para desviar capacidad de producción a la fabricación de mascarillas.

Portugal, Brasil y México son otros mercados en los que también la solidaridad se ha puesto de manifiesto en buen número de iniciativas.

Por su parte, clientes y terceros también han permitido recaudar dos millones de euros que, entre otras cosas, han permitido comprar 115 respiradores y 400.000 mascarillas.

“Esto lo superamos juntos” es como se denomina el espacio abierto brindado en la web para que cualquier persona y empresa -también ajenas al banco- con información y recursos encaminados a solventar y superar la situación de pandemia.