Considerado uno de los más exigentes en materia de ciberseguridad

España concede a Huawei el estándar de seguridad CCEAL4+ en 5G

83
Huawei

Prestación de comunicaciones inalámbricas con plenas garantías. Esto es lo que España, de la mano del Centro Criptológico Nacional (CCN), le reconoce a Huawei, como proveedor de soluciones 5G, mediante la certificación Common Criteria, finalizada el pasado 20 de mayo.

Un doble hito en lo que respecta al estándar concedido: CCEAL4+, considerado uno de los más exigentes en materia de ciberseguridad, pues se trata del primer país del mundo en otorgarlo y del primer fabricante en recibirlo. Lo certificado es el software implementado en sus estaciones base 5G, más de 600.000 repartidas internacionalmente. Esto supone un elevado nivel de análisis, en concreto el EAL4+, que incluye la revisión del código fuente.

España es uno de los 31 países autorizados a otorgar el estándar CC. Una certificación que, en este caso concreto, ha requerido más de dos años de recorrido y estudios, y que se suma a otros diez productos de Huawei que están en proceso para obtenerlo también en nuestro país. Mundialmente, ya cuenta con 50 certificaciones CC, de las cuales 26 han sido concedidas en España, previa petición por parte del fabricante.

Estas solicitudes, con el esfuerzo inversor que conllevan, responden al objetivo de la compañía de reforzar su liderazgo. Cada uno de estos logros es una forma de sacar pecho y compensar las piedras que se han ido encontrando en el camino desde que se produjo el veto de EEUU. Sin embargo, hay que desligar su apuesta por las certificaciones de estos problemas recientes, pues desde 2011 Huawei lleva solicitando determinados estándares que garantizan sus productos y servicios tecnológicos.

El nivel de análisis realizado por el CCN ha incluido la revisión del código fuente y ha durado más de dos años

Lo que no se puede obviar es la coincidencia en el tiempo con una serie de acontecimientos variados, como la advertencia a España de que se desmarcara del proveedor chino (como pidió Strayer, el número dos del Departamento de Estado norteamericano, durante la gira que hizo por Europa en febrero) o la ampliación del veto estadounidense hasta mayo de 2021.

Con todo ello, su estrategia parece clara: a mayores obstáculos, mayor empeño en afianzar su liderazgo, por ejemplo, mediante el reconocimiento y certificación de su oferta. Y este nuevo logro es un paso clave en dicho proceso de fortalecimiento.

En el mes de abril Huawei registraba sus resultados de 2018, un ejercicio en el que elevó su beneficio un 26% y sus ventas más del 20%. En conjunto, el 80% de los ingresos provenían de la venta de productos (frente a la de servicios). La empresa, con tales resultados en la mano, se considera “proveedor de confianza de los principales operadores de telecomunicaciones españoles y también de redes FTTH”, tal y como puede leerse en su web. Ahora, le queda pendiente el registro del balance ya cerrado de 2019, donde se reflejará el impacto de la guerra comercial que en el sector se viene librando.

Para Huawei, en España, el confinamiento que trajo el Covid-19 ha quedado enmarcado por dos fechas importantes: el estreno el 2 de marzo de la Huawei Store, su tienda online, y la semana pasada, el día 5, con la evidencia legal de su certificación CC EAL4+, cuando fue publicada en el BOE.