Syntonize da cinco consejos para una gestión segura y eficiente de la plantilla

Tecnología y formación, las dos patas del nuevo concepto de puesto de trabajo

30
recursos humanos

Los equipos especializados en Recursos Humanos viven una transformación. El paradigma que supone retomar las rutinas en nuestra vida personal y profesional una vez superada la pandemia provocada por el Covid-19, obliga a relacionamos en el puesto de trabajo de otra manera, tanto vertical como horizontalmente.

La supuesta vuelta a lo de antes, implica muchos cambios y todo puede parecer nuevo sin serlo. La incertidumbre que ello genera solo puede aplacarse con el saber hacer de los profesionales que gestionan el talento dentro de la empresa; deben ser los primeros en capacitarse para ir marcando a los trabajadores una ruta bien trazada y segura.

Para ayudar en este propósito, y como fruto de la experiencia alcanzada durante estos meses de confinamiento y de las prácticas llevadas a cabo durante años, la consultora de desarrollo digital española Syntonize ha recopilado una serie de consejos para ayudar a las organizaciones de cualquier tamaño a adaptarse lo antes y lo mejor posible a la nueva situación que estamos viviendo.

1. La formación es lo primero. Ahora, más que nunca, es necesario aprender y reaprender. Nos enfrentamos a una nueva situación en la que existen muchas variables que no conocíamos, por lo que habilitarse en competencias requeridas es más importante que nunca. Las técnicas de venta no son iguales en un cara a cara que por videoconferencia; la motivación al equipo no se consigue igual en una llamada de teléfono en la que no se ve la reacción de la otra persona, etc. Por eso es importante que los equipos de gestión de RRHH estén preparados para enseñar a utilizar las nuevas herramientas que tenemos a nuestra disposición.

 2. La tecnología es nuestra amiga. Muchas empresas seguían reacias a implantar verdaderos proyectos de transformación digital que les permitieran dar un paso adelante en productividad y eficiencia, pero el Covid-19 les ha abierto los ojos. La tecnología es un facilitador dentro de la organización y nos puede ayudar también en esa mejora de las relaciones entre compañeros y dentro de los equipos. Existen muchas herramientas de trabajo colaborativo, como Teams, Zoom, Slack, Trello o Meet, entre otras, que permiten coordinar proyectos de forma ágil y sin necesidad de que los trabajadores estén codo con codo. También son recursos muy útiles para los departamentos de personal, especialmente en un tiempo como el actual.

3. Gestionar bien lo emocional. En una situación de cambio tan radical como la que hemos vivido es muy normal que aparezcan sensaciones desconocidas y contradictorias, y por tanto no fáciles de asimilar: ansiedad ante un futuro incierto, miedo por no ser capaz de resolver problemas, angustia por no estar a la altura… Desde los departamentos de gestión del talento es fundamental ser capaz de identificar esos problemas, empatizar con el compañero y ayudarle a resolverlas de forma satisfactoria; y por si fuera poco, a distancia en muchas ocasiones, por lo que es clave utilizar bien esas tecnologías de comunicación remota aludidas.

4. Comunicación por encima de todo. Siempre se ha dicho que se aprende más de los sentimientos reales de un profesional en una charla de pasillo o en la máquina de café que en una reunión de despacho. Sin embargo, ahora vivimos un momento complicado, por lo que los departamentos de personal deben ser capaces de fomentar ese tipo de contextos en la nueva realidad con el objetivo de conocer las sensaciones de los equipos en cada momento. Para ello es clave controlar la comunicación que existe en cada interacción, tanto la verbal como la no verbal, y aprovechar las opciones que propone la programación neurolingüística para comunicar de forma afectiva y efectiva siempre.

5. ¡Somos equipo! El hecho de que cada miembro del grupo de trabajo esté en un lugar diferente, con un entorno propio y seguro, sin contaminación de terceros, facilita que se pierda el sentimiento de equipo o de pertenencia a la organización. Por eso, es fundamental que el área de RRHH motive a los líderes para convertirlos en mentores y capacitadores y les ayude a fomentar las labores de equipo, tanto durante la jornada laboral como en las horas libres para que no se pierda la cultura de la empresa en los proyectos que se lleven a cabo.

Como muestra, un botón. Mónica Espinosa, manager assistant en Syntonize y madre de dos niños, cuenta su propia experiencia: “cuando a principios de marzo nos dijeron que no habría colegio se me vino el mundo encima. Afortunadamente, ese mismo día nos dijeron en Syntonize que recogiéramos nuestras cosas para poder trabajar desde casa. Formar parte de una empresa que se amolda fácilmente al cambio, y en la que la empatía es una de las motivaciones del día a día, me facilitó mucho las cosas. En estos meses nos hemos adaptado todos – la empresa y yo misma, gracias a los consejos y al apoyo que me han brindado – para que todo saliera adelante, comprendiendo las limitaciones, pero también las oportunidades de la situación. Para mí ha sido fundamental sentirme apoyada tanto por mis jefes como por mis compañeros y contar con las herramientas de comunicación necesarias para poder realizar mi trabajo cada día”.

Los departamentos de RRHH tienen mucho que hacer y decir en esta readaptación. Hacerlo fácil y proporcionar seguridad y protección ha pasado a ser una de las prioridades en su marco de acción.