Gabriele, el robot de la startup Narrativa que está en los medios de información

La Inteligencia Artificial también puede redactar noticias

113
David Llorente, fundador de Narrativa
David Llorente, fundador de Narrativa

El debate está servido. ¿Hablamos de máquinas que nos ayudan o que nos sustituyen? Los robots no han surgido hoy, sin embargo parece que su presencia en estos últimos tiempos se está haciendo más palpable y están en el tema de conversación. ¿Quizás porque no contagian Covid-19?, no es ninguna broma…

Justo anteayer presentaron a Alexia, una peculiar camarera que sirve las cervezas en el Bar Baviera de Pamplona. Su compañera Gabriele, que es más veterana, se dedica a otra cosa: es un software ‘periodista’ . Desde hace un año redacta noticias para la agencia EFE, aunque su estreno en medios vino de la mano de El Confidencial; y entre medias, otros tantos, sobre todo prensa deportiva, que digamos que es su especialidad y su origen: la retransmisión de partidos de fútbol en directo, primero, y luego ya, el traslado de esa información a la crónica.

“En esa narración estaba la novedad, las retransmisiones ya se hacían”, puntualiza David Llorente, fundador de Narrativa, la startup que “aprovechando la experiencia previa en comunicaciones y creación de contenidos”, enfocó para utilizar datos estructurados y transformarlos en texto o lenguaje natural. Esa decisión se tomó hace cinco años y el principio no fue fácil.

Es más, antes que en España, cuajó en Emiratos Árabes y Alemania. “Ha costado, sí. Y hay que seguir convenciendo. Primero no te creen, luego por novedoso cuesta encajarlo e incluso se puede hablar de cierta oposición hacia la propuesta. Hasta que se prueba, una vez que se van validando estas tecnologías, empieza el crecimiento; ya se deja a un lado el temor y se reconoce su aporte. Por eso se va conociendo y oyendo más como dices, son soluciones que empiezan a madurar. Necesitan su tiempo, no deja de ser una apuesta fuerte por la innovación a las que no están predispuestos todos los perfiles. Siempre el empujón viene de alguien un poco visionario y atrevido”, explica Llorente.

Este software en la nube se utiliza en distintos sectores: banca, seguros, marketing, administraciones y ahora empieza en temas de ciberseguridad

Pero tampoco hay un prototipo de cliente. Ahora mismo en Narrativa tienen entre manos un desarrollo con RTVE para dentro de un año. Un proyecto piloto con Novartis. También trabajan en e-commerce para Phone House, para banca – por ejemplo, describiendo las posiciones financieras, narrando los movimientos en vez de leerlos -, aseguradoras, empresas de marketing – saber las ventas o resultados de campañas -, gobiernos y empiezan a ver cancha en temas de ciberseguridad. Ahora su negocio “se multiplica por diez cada año, aunque en los medios de información seguimos introduciéndonos despacito”.

Sin prisa, pero tampoco pausa. Hacen noticias ya para un buen puñado de medios, nacionales y extranjeros, entre ellos Infobae en Latinoamérica y The Wall Street Journal. Y es que a Gabriele no hay idioma que se le resista. “Eso no es una barrera, esto es cuestión de algoritmos. De transformar datos en conocimiento mediante Inteligencia Artificial. Se genera texto encadenando al final unas tecnologías con otras, puesto que no existe el algoritmo mágico. La base de nuestra plataforma es un sotfware en la nube”, detalla.

Una solución que destaca por su velocidad y escalabilidad. “En unos periódicos pueden escribirse unas 2.000 noticias en el fin de semana y en otros, 8.000 al día, depende. El ritmo de procesar se puede ir variando. De media, puede decirse que una noticia de entre 700 a 1.000 palabras se redacta en 0,005 segundos. Algo esencial cuando se trata de generar mucho contenido y algo imposible para un periodista, lógicamente. Sin embargo, el profesional, podrá así dedicarse a lo interesante, al trabajo más elaborado, a poner las emociones, los adjetivos, a todo aquello donde la IA no tiene nada que hacer. No es un enemigo, ni un sustituto, sino un recurso complementario. Como es normal, el especialista siempre escribirá mejor con menos información”.

No obstante, asegura que, en apariencia, es imposible distinguir el texto automatizado del escrito de puño y letra. “Cierto que la máquina tiende a utilizar estructuras lingüísticas similares, pero es que, si miras, el periodista también tiende a lo repetitivo”.

Una noticia de entre 700 a 1000 palabras se escribe en 0,005 segundos

Gabriele no sabe de libros de estilo, pero tampoco necesita edición. “Si el dato es correcto, no hay errores”. ¿Y de dónde se saca tanta materia prima, tanto data? “Según. Licenciamos, compramos datos, recurrimos a bases abiertas, vamos recopilando… Pero, sobre todo, es clave la base del cliente, que además es la que quieren monetizar y por la que vienen a nosotros. Además, no lo convertimos solo en texto, también en gráficas y visualizaciones”, comenta el fundador de Narrativa. Desde los inicios de la empresa, sus primeros trabajos con la Universidad de Alcalá de Henares y su primer cliente Saudi Telecom “no ha llovido tanto, pero lo parece, tal vez por la variedad de servicios prestados”.

Y más aplicaciones que seguramente vendrán. El acelerón en lo digital podría salpicarles. “La digitalización te aleja del usuario y hay que buscar nuevos nexos. Con esta crisis, la eficiencia va a ser fundamental, habrá que ahorrar costes. Y a la vez comunicar más y mejor para retener al cliente, para dar seguridad. Objetivos posibles con la automatización y generación de lenguaje; incluso los gobiernos empiezan a recurrir”, comenta David Llorente. Con el de Dubai, Narrativa ya está en un chatbot para business inteligent y con el de Reino Unido también trabaja en comunicaciones. “En España hay conversaciones, pero los plazos no son tan ágiles y todo lleva más tiempo”.

En esta especialidad de IA de transformar los datos en lenguaje apenas hay diez empresas en todo el mundo. “Y suelen articularse más como herramientas que como una solución, por ejemplo en EEUU, donde tenemos ahora el foco, se usan para vender suscripciones. Allí hay un par de ellas, en Europa tres o cuatro y aquí en España, que yo conozca, Leo de LeoRobotIA y Dail Software, pero no podemos considerarnos competencia directa, creo yo. Competimos contra el mercado, no contra nosotros. Y para hacerlo nuestra mejor arma es la flexibilidad, hacer en semanas lo que normalmente lleva meses de trabajo”, opina Llorente.