Evento IDC Research, Automation Anywhere y Deloitte

El digital coworker crecerá un 35% en 2021 con la automatización de procesos

32
coworking

Trabajaremos más desde casa, comprobado, pero sin dejar lo colaborativo a un lado. Al revés, el cambio de realidad laboral y el afianzamiento de lo digital, hará más evidente la necesidad de suplir esa distancia física ahora mayor, y las tecnologías son el mejor aliado para llenar ese hueco.

Los espacios de coworking deberán reformularse mientras el distanciamiento social impere; ¿tal vez trabajando codo con codo con un asistente virtual como compañero digital (digital coworkers)? Por ahí parece que van los tiros, también en las oficinas. El Covid-19 ha dejado patente que la colaboración a larga distancia mediante la robotización inteligente de procesos también será ‘contagiosa’.

Solo para el año que viene se espera que la contribución de los digital coworkers suponga un 35%, según se afiancen la IA, la robótica, la realidad AV/VR. Así lo ha subrayadoIDC Research España en su reciente evento junto a Automation Anywhere y Deloitte. En concreto, en la mesa redonda “Apostando por la automatización inteligente como aliada para superar la crisis”, la consultora ha destacado que el mayor impacto positivo provocado por la pandemia radica en la aceleración de la digitalización en la empresa y su transformación en una organización ágil.

“Aumentar la productividad, eficiencia y calidad de productos y servicios, a la vez que se reducen costes, es la nueva prioridad de las empresas”, ha subrayado Isabel Tovar, Analista de IDC, quien confirma que el gasto externo de TI en su conjunto se reducirá por la bajada de ingresos, pero no impedirá que ciertas categorías de gasto se vean impulsadas de manera positiva.

En este escenario posCovid-19, la eficiencia operativa y atención al cliente gana tracción a pasos agigantados con el despliegue de la automatización de tareas repetitivas. Se pronostica que el crecimiento del mercado de robotización automática de procesos, RPA, pasará de los 341 millones de euros en 2020 a 1.094 millones en Europa Occidental en 2023, con un crecimiento CAGR del 48%. Mientras, España no va a escapar a esta tendencia y en los próximos tres años este mercado de software de RPA experimentará un crecimiento CAGR del 43%, es decir, pasará de 7 millones de euros a 21 millones.

Tan solo el 25% de las empresas seguirá al margen de la automatización inteligente en la tecnología y el desarrollo de procesos en 2022

Según IDC Research España, el nuevo foco se va a centrar en la continuidad del negocio, la automatización como vía para lograr eficiencias y la reducción de costes, así como la búsqueda de nuevas formas de interacción y colaboración entre empleados y proveedores para poder llegar con una propuesta de valor diferencial al cliente. Así, se prevé que ya en 2022 el 75% de las empresas incorporarán la automatización inteligente en la tecnología y el desarrollo de procesos, utilizando software basado en la Inteligencia artificial para descubrir conocimientos operacionales y experimentales para guiar la innovación.

Como drivers del mercado de automatización inteligente ha identificado en primer lugar el desarrollo de la Inteligencia Artificial (IA), también la portabilidad del despliegue (arquitectura cloud-nativa) que impactará en las decisiones de adopción de nuevas tecnologías y, por último, la proliferación del task mining. Como explica Ana Lledó de Deloitte, “la automatización inteligente aumenta la capacidad de trabajo de los humanos, reduce su dedicación a tareas de menor valor para lograr una mayor agilidad, frugalidad y productividad. Las fuerzas de trabajo híbridas bien orquestadas permiten la reinvención de los flujos de trabajo en esta nueva era del trabajo que estamos ya empezando a vivir”.

Por su parte, Javier Perán, de Automation Anywhere, aconseja acudir a los marketplace de bots “como una fórmula óptima para acelerar la automatización inteligente en las empresas, donde ya es posible acceder de forma inmediata a robots de software y ‘digital workers’ que incorporan componentes de IA, y que están diseñados para automatizar desde el primer día muchas de las tareas más cotidianas en las organizaciones”.

Finalmente, Isabel Tovar quiso incidir en “la importancia de los procesos de la organización para identificar aquellos que pueden mejorarse y automatizarse. A medida que se integra la inteligencia artificial en la automatización, la identificación de procesos, la migración, orquestación y gestión se vuelven un desafío”.