Su acciones tienen una enorme repercusión en el SEO de las webs

¿Cómo llegar a ser un Google Quality Rater o un ADS Quality Rater?

88
Google Quality Rater

Los Quality Raters son los evaluadores de calidad de Google. Ayudan a que las búsquedas que hagas se realicen de acuerdo a los usos y costumbres de cada país. Son personas con conocimientos especializados, con una formación continuada, que siguiendo las directrices de  la Guía para Quality Raters, inspeccionan y clasifican las páginas que visitan.

Su labor es muy importante. Lo hacen bajo unas premisas que pueden afectar al posicionamiento de la página, tanto en un sentido positivo, dándole más relevancia, o por el contrario, negativo, considerando su contenido como spam peligroso para cualquier visitante, por publicidad intrusiva, contenido no original, etiquetar como contenido porno…

El algoritmo de Google es un complejo sistema de cálculos diseñado para clasificar y ordenar millones de páginas web en base a un índice, de manera que cuando se realice una búsqueda se pueda ofrecer en milésimas de segundo el resultado más apropiado.

La ordenación de resultados depende de muchos condicionantes y factores distintos como son la velocidad de carga de la web, la calidad del contenido, la usabilidad de la página o los enlaces externos que apuntan a la página y que sirven a Google como indicador de que la web es relevante.

Los qualities son profesionales que ayudan a los bots de los buscadores a mejorar los algoritmos. Son más de 100.000 profesionales y evalúan una serie de búsquedas a mano. Están dedicados a testear la calidad de los contenidos que Google arroja en los resultados de búsquedas orgánicas, para asegurarse de que será un resultado de calidad al momento de mostrarse en las SERP’s.

¿Qué hacer si tienes problemas con un Quality Rater?

Si alguna vez tienes un incidente con un QR, como consejo y para salir rápidamente de la penalización manual, no le hagas perder tiempo: arregla, verifica, analiza y contrasta lo que te indique, no solicites la revisión, hasta que hayas terminado todos los arreglos indicados, puesto que no suelen tener mucha paciencia y aunque son políticamente correctos con sus explicaciones claras y concisas, a veces la penalización la llevan a una automatización dictada e impuesta por el cerebro de Google.

Empatiza porque tiene unos criterios estandarizados, pero no deja de ser una persona, con lo que has de demostrarle que todo está subsanado y se han aplicado las medidas y contramedidas, para que no vuelva a suceder.

Su labor no tiene precio, todo el mundo quiere estar posicionado en Internet, aun sabiendo que la cantidad de contenido, fotos, textos, audio, videos es enorme y estas personas son las que entrenan a diario los algoritmos de búsqueda y publicidad. No todo el mundo utiliza un lenguaje ni un código deontológico correcto en portales web, en blogs, en redes sociales y aunque la libertad de expresión es un derecho, las normas y la conducta cívica también lo son.

Sigue leyendo si quieres saber cuántas personas contrató Facebook para monitorizar la información y muchas cosas más