Facebook, TikTok y Reddit se ponen las pilas contra los Deepfakes con vistas a las elecciones americanas

282

Las próximas elecciones norteamericanas están influyendo en la políticas de las grandes plataformas como Facebook, TikTok y Reddit que están incrementando sus políticas de lucha contra la desinformación esta semana.

Según revela la web Axios, nos encontramos ante el primer caso en el que los grandes gigantes tecnológicos están poniendo todo de su parte para banear deepfakes. Un deepfake es un vídeo o un audio que ha sido manipulado usando inteligencia artificial o machine learning con la clara intención de manipular o engañar a los usuarios de internet. TikTok, en el ojo del huracán por diversos problemas de otra índole, anunció el pasado miércoles que bloquearán todo tipo de contenidos destinados a desinformar o perjudicar al público en general, incluyendo por supuesto los que tienen por objeto intoxicar con vistas a las elecciones.

Al día siguiente fue Reddit la que anunció que tomaría medidas similares. Reddit es un sitio web de marcadores sociales y agregador de noticias donde los usuarios pueden añadir texto, imágenes, vídeos o enlaces, con un sistema de votos muy similar a la plataforma española Meneame. En función de los resultados obtenidos, puede aparecer más o menos destacado en su Home. Reddit ha anunciado incluso que bloqueará aquellas cuentas que difundan deepfakes y manipulen contenidos relacionados tanto con individuos como con entidades. Adobe ya está trabajando en herramientas para detectar imágenes manipuladas.

Facebook ha anunciado el lunes que prohibiría las Deep Fakes editadas para tergiversar las declaraciones realizadas por alguien. De todas formas, resulta difícil a veces distinguir lo que es una Deepfake o no. Hay muchos matices.

Hazel Baker, editor jefe en la recopilación de contenidos generado por los usuarios de Reuters, manifestó el pasado mes Axios  que “el 90% de los contenidos manipulados que vemos en línea es un vídeo real que se ha sacado de contexto con el objeto de alimentar una narrativa muy diferente a aquella con la que fue creado en origen”. Es el caso, por ejemplo de un vídeo de Nancy Pelosi, la Jefa de la Cámara de Representantes estadounidense, que Donald Trump retuiteó en la que se la hacía aparecer como ebria cuando no había bebido nada. El vídeo había sido manipulado resaltando problemas de dicción en momentos concretos de la rueda de prensa, y adelantando en algunos momentos el audio sobre el vídeo, lo que se conoce en edición como dejarlo “fuera de boca”. No es ni ético ni lícito el resultado, ni mucho menos la utilización que Trump hizo de él.

El tema de los Deepfakes plantea también problemas relacionados con la libertad de expresión. Así, el famoso vídeo que ridiculizaba a los principales candidatos españoles en las anteriores elecciones es un Deepfake, pero el sentido del humor y la sátira son muy saludables y no hacen daño a nadie. En aquel caso se atacaba a todos por igual, si aquello se podía calificar como un ataque. Algunos de los candidatos se rieron mucho con el vídeo.

¿Quién va a decidir lo que es un Deepfake y lo que es simplemente una broma? ¿Qué instrumentos se pueden utilizar para medir si el consumidor final de estos vídeos sabe realmente que lo que está viendo es una broma o es una manipulación interesada para hacer pasar como verídico algo que no lo es? ¿Y que pasa con los Deepfakes sin tecnología, por llamarlos de algún modo, que hacen Los Morancos o José Mota, a base de maquillaje, ingenio y talento? A lo mejor habría que prohibirlos. Siempre habrá alguien que creerá que el imitado es real.