Google ha recogido millones de datos médicos sin permiso

179
google datos sanitarios

Según informa el periódico Wall Street Journal, Google ha “recolectado” sin permiso los datos médicos de millones de ciudadanos norteamericanos. La apropiación indebida de los mismos formaría parte de una iniciativa que lleva por nombre “Project Nightingale” (Proyecto Ruiseñor, en castellano). Con esta iniciativa, Google habría tenido acceso a la información de pacientes de la compañía médica Ascensión, la mayor empresa católica norteamericana de salud, con sede en San Luis, Missouri.

No son los primeros. Amazon.com.inc y Apple Incorporation, también están intentando vincularse hacia la atención médica, a pesar de que son muchas las voces en contra de este tipo de joint ventures entre grandes corporaciones que manejan Big Data y compañías del sector médico hospitalario.

Según Wall Street Journal, Google supuestamente habría tenido acceso a los datos personales de millones de estadounidenses que residen en 21 de los 50 estados de EE.UU. Los datos abarcan los registros de hospitalización, pruebas de laboratorio, nombres de los pacientes y hasta sus fechas de nacimiento.

En un comunicado, enviado a The Wall Street Journal y firmado por el presidente de Google Cloud, Tariq Shaukat, Google defendió que su proyecto cumple con las leyes federales sobre protección de datos médicos. Su objetivo, aseguran, es “en última instancia, mejorar los resultados, reducir los costos y salvar vidas”.

Ascensión respondió mediante Twitter y aseguró que está “trabajando con Google para mejorar la experiencia de pacientes y consumidores, así como del personal y equipo médico, y avanzar en su misión de brindar atención personalizada y compasiva a todas las personas, especialmente a quienes son más vulnerables y viven en condición de pobreza”.

Tanto Google como sus rivales tecnológicos han recibido durísimas críticas por parte no sólo de la opinión pública y diversos medios, sino también por parte de los entes reguladores. Se enfrenta a muchas demandas, incluso de particulares.

El hecho de que un gigante de la tecnología tenga acceso a datos tan sensibles como un historial médico es motivo suficiente para hacer saltar todas las alarmas entre algunos sectores de la población.