El sector pide “acción institucional”

La creencia que relaciona 5G y Covid-19 imparable: 120 ataques contra redes de esta tecnología

135
5G

Las informaciones que han circulado por redes sociales vinculando el origen del coronavirus con las redes de telefonía móvil de quinta generación, 5G, no parecen tener freno. Todo lo contrario. Ni siquiera la intervención de la Organización Mundial de la Salud, OMS, aclarando que “no existe evidencia científica de que la tecnología 5G haya causado daño a la salud del público en general”, ha amortiguado el temor y rechazo hacia esta.

Los ataques a infraestructuras de telecomunicaciones e incluso a sus trabajadores se han recrudecido en los últimos días. Hasta el punto de que lo que inicialmente parecía algo aislado y circunscrito a Reino Unido, ahora suma 120 incidentes producidos en diez países distintos, (Reino Unido, Países Bajos Francia, Alemania, Irlanda, Bélgica, Italia, Suecia, Finlandia y Chipre). Un ejemplo más de lo alargada que es la sombra de las RRSS.

Esta situación de “hostilidad” ha provocado la unión del sector de telecomunicaciones europeo para tratar de solucionar el problema. La GSMA (asociación de operadores móviles y compañías relacionadas para implementar la telefonía móvil GSM) y ETNO (asociación europea de operadores de telecomunicaciones) han comunicado el inicio de una investigación para esclarecer y detener estos ataques y reclaman “una rápida acción institucional” al respecto. Entre las propuestas, piden promover campañas de información correcta sobre la telefonía móvil.

El área de telecomunicaciones de la Federación Sindical Europea UNI Europa se suma a la industria del sector en esta petición y denuncia, al mismo tiempo, los bulos difundidos hasta ahora. Los organismos citados reconocen “una escalada de desinformación” que ha cristalizado en violencia verbal y física hacia los empleados durante el desempeño de su trabajo, mientras reparan redes o instalan equipos.

A la vez, distintas infraestructuras han sido incendiadas. Unos actos, que “no solo ponen en peligro a los trabajadores, sino que ponen en riesgo a los ciudadanos que también pueden sufrir con ello lesiones graves”. Aparte, subrayan “el derecho de todo trabajador a un entorno laboral seguro”.

Con el comunicado redactado esperan que instituciones de la UE y gobiernos “tomen medidas rápidas” para proteger la seguridad de la plantilla, dado que la unanimidad de expertos desmintiendo el tema y “los bulos” no parece servir de mucho. Por todo ello, consideran “absolutamente inaceptable la situación”. Y, a largo plazo, creen que “amenaza la capacidad de Europa para aprovechar la tecnología 5G y sus oportunidades laborales”.

Ya el mes pasado, al poco de empezar la pandemia, tras surgir los primeros mensajes y vídeos en redes alertando de la relación del 5G y la propagación del virus, Youtube lo catalogó como “contenido límite” para intentar frenar su propagación. Un reto difícil cuando incluso algún famoso, como el actor Woody Harrelson, compartió dichas informaciones hablando de “conspiración para ocultar muertes derivadas del despliegue de la red 5G”.

La actividad en redes sociales coincidió con los cuatro primeros ataques, en 24h, contra estaciones de Vodafone y O2 en Reino Unido. Allí comenzó el conflicto.