La calle ya no es de Pablo Iglesias, es de Pablo Hasél

30

Francisco Mercado es periodista de investigación y autor de “Una pandemia de errores”.

El clamor en los medios es que Podemos alienta la revuelta popular en las calles. Que busca la playa de mayo del 68 bajo los adoquines que se lanzan a los agentes. Que Iglesias hostiliza a Sánchez con sus encapuchados. Ya le gustaría. Pero es falso. Echenique da su apoyo moral a los antifascistas que combaten en las calles para ocultar que no les puede dar otra cosa: órdenes. Porque el mártir de esta revuelta, Pablo Hasél, está muy a la izquierda de Pablo Iglesias. Hasél desprecia hoy a Iglesias, como antes despreció Iglesias a Hasél: “No queremos tener nada que ver con gente cuyos problemas no son políticos, son de psiquiátrico”. Pues los psiquiátricos se han vaciado en España estos días.

Hasel, el tuitero encarcelado tras un amplio currículo de condenas y denuncias por injurias y apología del terrorismo, escribió el pasado 28 de enero una carta ante la inminencia de su arresto. Culpaba al Gobierno de su detención, no al fascismo que según Echenique está siendo combatido en las calles por este supuesto acto represor.

Así cargaba este tuitero contra Sánchez e Iglesias. “Es necesario señalar al tan mal llamado Gobierno ‘progresista’ por permitir esto y tanto más, mientras protegen a la Monarquía y le aumentan el presupuesto, no tocan la ley mordaza y otras leyes represivas, han añadido además la ‘ley mordaza digital’, siguen teniendo las cárceles llenas de luchadores en pésimas condiciones, además de otras políticas contra la clase trabajadora. Qué duda cabe de que si nos encarcelaran con un gobierno de PP y VOX habría mucho más escándalo, pero son estos farsantes quienes diciéndose de izquierdas ni se han opuesto firmemente a esto”.

Los “farsantes” Sánchez e Iglesias están en el top del desprecio de Hasél, no PP ni Vox, a quienes exculpa de su detención. El tuitero ha encendido las calles con un brío que no tiene ya la izquierda de chalé y niñera. Una niñera sin currículo que copa un nivel 30. Con un sueldo oficial, más de 50.000 euros, parangonable en cifras, nada más, a sobresueldos de dirigentes del PP. Por no hablar del oculto homenaje a la mujer: ¿a ti te importa, compañera, ahora que no tienes escaño, cuidar los críos, salvo al llegar al mítin? Ahí los cogemos nosotros. La oposición quiere que Iglesias dimita, pero Hasel ya le ha destituido en la calle.

La misiva de Hasél empezaba así. “En 10 días vendrá a secuestrarme a la fuerza el brazo armado del Estado para encarcelarme porque no voy presentarme de forma voluntaria en prisión (…) Entre todas las causas que acumulo por luchar, unas con condenas pendientes de recurso y otras de juicio, puedo pasar hasta casi 20 años en prisión. Este constante acoso que sufro desde hace muchos años y que se materializa más allá de las condenas de cárcel, no sólo es debido a mis canciones revolucionarias, también por mi militancia más allá de la música y escritura. La propia Fiscal reconoció literalmente: ‘es peligroso por ser tan conocido e incitar a la movilización social’. Llevar a la práctica la lucha de la que hablo en mis canciones es lo que me ha puesto especialmente en el punto de mira, además de apoyar a organizaciones que han combatido al Estado, ser solidario con sus presos políticos y crear conciencia denunciando las injusticias señalando alto y claro a sus culpables”. Por presos políticos Hasél entiende a los Grapo. Les ha ensalzado en canciones y homenajeado en su excarcelación.

“Por no interiorizar que es una agresión contra cualquier antifascista, ha faltado solidaridad para evitar mi encarcelamiento como tantos otros. El régimen se crece ante la falta de resistencia y cada día nos quita más derechos y libertades sin pensárselo dos veces a la hora de tocarnos, necesitamos organizar la autodefensa ante sus ataques sistemáticos. Muchas personas me escribís preguntando qué podéis hacer. Hace falta mucha difusión para que todo el mundo se entere de lo que hacen y se tome conciencia, pero sobre todo urge la organización no sólo para llevar la solidaridad a los hechos en las calles y coordinarla bien, también para defender todos los derechos que pisotean con impunidad”, continuaba el escrito.

En vísperas de su detención, Hasél desechaba pedir clemencia. “No voy a arrepentirme para reducir la condena o evitar la cárcel, servir a una causa justa es un orgullo al que jamás voy a renunciar. Si me liberan antes de finalizar la condena será porque la presión solidaria lo conquista. La cárcel es otra trinchera desde la que seguiré aportando y creciendo, como tantas otras personas yo empecé a luchar inspirado por el ejemplo de resistencia y otros aportes de numerosos presos políticos. Espero que este grave atropello sea aprovechado para sumar más personas a la lucha contra el Régimen enemigo de nuestra dignidad, que si me encarcelan para silenciar el mensaje tenga mucha más voz y salgan perdiendo. Respetando el exilio, decidí quedarme aquí para que esta oportunidad sea aprovechada para desenmascararlos aún más. Este golpe contra nuestras libertades puede tornarse contra ellos, pongámonos manos a la obra”.

Por si no quedara clara su crítica al Gobierno central, su plataforma de apoyo publicó lo siguiente días después: la fiscalía de PSOE y Podemos se posiciona a favor del ingreso en prisión. Nos informa la defensa de Pablo Hasél que la fiscalía ahora se posiciona a favor del ingreso en prisión (…) Hace unos días el gobierno anunciaba otra promesa, que como no podía ser otra manera, ha acabado en humo. Decían que iban a reformar el código penal para evitar que los delitos de ‘opinión’ en ningún caso acabaran con penas de privación de libertad, pero sí en multas económicas, siendo en todo caso igual de injusto. No es ninguna casualidad que este cambio repentino con fecha del 11/02 se notifica ahora, una vez acabada la farsa electoral del 14-F”.

Y la plataforma apelaba ya el 14 de febrero a movilizarse en las calles. “Hacemos un llamamiento a organizarse y denunciar este atropello a nuestros derechos y libertades. Hay que intensificar la movilización en las calles, señalando a los responsables de este encarcelamiento“. El lema era si le encarcelan, a la calle.

Y han salido a la calle, no porque lo pida Echenique, sino porque lo reclamó Hasél. Iglesias, Montero y Echenique ya son casta para la izquierda del adoquín. Un Pablo y otro Pablo ensalzaban a los presos políticos, pero sólo un Pablo ha entrado en prisión. Y la calle ni perdona ni matiza.

El reguero puede llegar hasta esa mansión de Galapagar donde hasta ahora sólo se detenía e identificaba a supuestos fascistas. Los antifascistas están ya buscando localización de traidores con el gps.

Artículo
La calle ya no es de Pablo Iglesias, es de Pablo Hasél
Nombre
La calle ya no es de Pablo Iglesias, es de Pablo Hasél
Descripcion
Francisco Mercado, periodista de investigación, se cuestiona hacia quién se dirigen los mensajes incendiarios del rapero Pablo Hasél, mensajes a los que desde Podemos toman como propios evitando el centro de esta diana.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo