La jaula de oro de la Audiencia Nacional

347
Javier del Castillo, director de Escudo Digital

Las órdenes internacionales de detención que se reclaman a la Audiencia Nacional no siempre se cumplen ni se ejecutan con la celeridad que les gustaría a los países de origen de esos delincuentes. Es más, en algunos casos, estos expedientes quedan en suspenso por existir alguna instrucción judicial en España contra ellos por otros delitos menores; una circunstancia que – según ha podido saber Escudo Digital – paraliza la causa y permite dejar temporalmente sin efecto el procedimiento.

Entre los beneficiarios de esta paralización, según algunas fuentes, están delincuentes con numerosos antecedentes penales, a los que cualquier leve falta o delito cometido dentro de nuestro país les está permitiendo evadirse de la justicia internacional y mantenerse en lista de espera. Mientras el juez tramita diligencias en España y se realiza la instrucción, no existe posibilidad de detención y entrega a la justicia de su país de origen.

Cualquier denuncia, normalmente por delitos de poca importancia, impiden la posibilidad de ejecución de esas órdenes de detención y, en definitiva, cumplir con el compromiso de la entrega inmediata del delincuente. Los implicados en algunos de estos expedientes que llevan tiempo paralizados en la Audiencia Nacional son curiosamente aquellos en los que los reclamados por otros países acaparan, muchas veces en cuentas ocultas, grandes cantidades de dinero.

No deja de llamar la atención, según fuentes del Ministerio del Interior, que la apertura de instrucciones de causas pendientes en España tengan como imputados – y beneficiarios – a delincuentes multimillonarios, dispuestos a gastarse, presuntamente, grandes cantidades de dinero en su defensa. Es un tema que está en el ambiente, del que se habla, pero en el que nadie se atreve a sacar conclusiones.