Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston en España, analiza el papel del cifrado de datos como una solución eficaz para proteger la información empresarial

El cifrado de datos, una solución eficaz para proteger la información empresarial

290
El cifrado de datos, una solución eficaz para proteger la información empresarial
Pedro González, desarrollador de negocio de Kingston en España

El directivo de Kingston en España, Pedro González, analiza en esta columna la importancia del cifrado de datos como una solución eficaz para la ciberseguridad empresarial.

Vivimos en la era de la información, en la que los datos se configuran como la principal fuente de negocio para muchas compañías. De hecho, en los últimos años se ha generado más información que en todo el periodo anterior, lo que ha impulsado la necesidad de desarrollar nuevas medidas de seguridad, crear nuevas herramientas y alcanzar mayores capacidades que permitían satisfacer las necesidades de las empresas. Sin embargo, un reciente estudio que hemos llevado a cabo desde Kingston refleja un escenario completamente distinto, en el que los CIOs tienen ante sí el reto de garantizar la seguridad de los datos, algo que todavía es una asignatura pendiente.

A pesar de los esfuerzos, proteger la información y los datos corporativos sigue siendo una de las principales áreas de mejora en las empresas. Se habla abiertamente de que la seguridad, sobre todo a raíz de la entrada en vigor del Reglamento General de Protección de Datos, se ha convertido en el principal objetivo de cualquier modelo de negocio. Sin embargo, según nuestros datos, la seguridad de la información dista de encontrarse en los primeros puestos de las prioridades de las empresas, puesto que casi un tercio de las empresas españolas apenas destina un 20% del presupuesto del departamento a proteger la información que almacenan. Por el contrario, tan sólo un 8% de las compañías destina, al menos, la mitad del presupuesto del departamento.

En este contexto, es innegable que los CIOs deben liderar un cambio de paradigma que posicione la salvaguarda de información como eje central de cualquier modelo de negocio. Este cambio pasa no sólo por adoptar una actitud más decidida en cuanto a la protección, sino también por apostar por la implantación de las soluciones tecnológicas necesarias, algo que es mucho más sencillo de lo que las empresas pueden pensar.

El cifrado de datos por hardware, una solución efectiva y sencilla de gran potencial

El artículo 32 del RGPD obliga a las empresas a cifrar los datos, ya sea a través de software o bien utilizando el cifrado basado en hardware. En la actualidad, la mayoría de las empresas (84%) emplea la primera medida, mientras que muestran más reticencias a la hora de utilizar el hardware como método de protección. Por tanto, las empresas se arriesgan a sufrir una brecha de seguridad de la información en caso de robo o pérdida de un dispositivo portable fuera del entorno laboral, uno de los principales riesgos a los que se expone la seguridad de los datos.

En este sentido, es importante resaltar los beneficios que el cifrado por hardware puede ofrecer a las empresas, sobre todo aplicado a dispositivos portables y tan utilizados como los USBs. Esta solución es una herramienta muy poderosa que cumple con la normativa vigente y afianza la seguridad y que, contrariamente a lo que pueda parecer, es una solución muy sencilla de implementar y utilizar. Los usuarios únicamente tienen que teclear una contraseña cuando insertan la unidad en el ordenador, por lo que no requiere de conocimientos técnicos previos ni específicos.

Por otra parte, otro de los principales beneficios asociados a la aplicación del cifrado basado en hardware en los USBs reside en que, en caso de pérdida, la necesidad de insertar una clave para tener acceso al contenido almacenado en el dispositivo imposibilita que cualquier persona pueda hacerse con los datos o información guardada. Este simple aspecto técnico evita grandes problemas a las empresas españolas, sobre todo en caso de filtraciones y brechas de seguridad. Por tanto, estamos ante una solución perfecta para que las organizaciones puedan resolver uno de los requisitos más importantes del RGPD.

En definitiva, el cifrado de datos surge como una de las herramientas tecnológicas de mayor potencial para ayudar a las empresas a garantizar la seguridad de la información que almacenan. Además, su facilidad de uso permite a los empleados de cualquier compañía poder emplear este sistema de protección de datos y, por tanto, configurarse como el primer nivel de seguridad para una compañía.

  • Pedro González es directivo de Kingston en España