A vueltas con los seguimientos para la trazabilidad del Covid-19

117
Rodrigo Hornos ha escrito un interesante artículo del Covid-19

No soy muy proclive a escribir artículos (en este caso un simple resumen), siempre he creído que hay gente mucho más y mejor preparada que yo para comentar y difundir conocimiento. Esta vez, me salto mi norma con un único objetivo, dar amplitud a unas iniciativas interesantes que espero sean germen para ayudar a reducir la propagación del COVID-19.

Hace unos días un vecino me envió a través de los cada vez más comunes grupos de WhatsApp y Telegram un enlace muy interesante, que me recordó viejas experiencias (con Santiago Moral Rubio y su equipo – disculpar que no os cite a todos) en el control de la propagación de virus y ataques a través de sistemas vulnerables. Recordé también la motivación de mi padre D. Francisco Hornos Galván (fallecido en 2014) durante la preparación de su Doctorado “Nuevas Tecnologías para la reducción de la Vulnerabilidad en comunidades locales” de la mano de su amigo el Dr. Antonio Piga Rivero (Profesor Titular de Medicina Legal y Forense, Toxicología, Legislación Sanitaria y Bioética en la Universidad de Alcalá de Henares) y me encontré escribiendo estas lineas, con objeto de divulgar un trabajo que considero puede ser fundamental. Pero vayamos a los hechos.

Dicho artículo presenta un simulador, y explica que es fundamental disponer de trazas para contener el contagio, y reducir al máximo sus efectos.

El modelo expuesto facilita el entendimiento del modelo matemático subyacente para la trazabilidad del Covid-19, y posiblemente os dará ideas a muchos de vosotros.

Dentro del mismo sitio web encuentro un comic, que incluyo a continuación, que explica como funcionaría una herramienta móvil de trazabilidad de contagios del Covid-19, para alertar de forma individual y privada a los individuos, sobre si deben mantener cuarentena preventiva, en función de su exposición al virus (por contacto materializado recientemente) y en función del grado de exposición (probabilidad de contagio)

Veamos (me pareció muy claro):

Fuente: https://ncase.me/contact-tracing/

El conjunto completo de imágenes y explicaciones detalladas se encuentra en esta web.

Lógicamente, dados los tiempos de incubación, el sistema puede no ser totalmente efectivo, ya que cuando ambos se contagian (si coincide el día), ambos tardarán lo mismo en estar enfermos

Ahora bien, para el resto de casos (contagios en distintos momentos), y principalmente para los asintomáticos “supercontagiadores” (aquellos que pasan la enfermedad sin síntoma), puede ser de mucha utilidad, ya que el periodo de contagio se produce principalmente a partir de los primeros síntomas (si me equivoco, ruego me corrijan los especialistas)

Yo siempre he sido muy receloso respecto a la privacidad (una clara influencia de vivir en directo algún curso de Paloma Llaneza), sin embargo la solución propuesta me interesó, porque anteponía la privacidad como un principio fundamental. Asimismo, la arquitectura distribuida resulta interesante, porque presenta pocos puntos únicos de fallo.

Llego desde ahí a uno de los proyectos, el DP-3T (Decentralized Privacy-Preserving Proximity Tracing) y veo todo lo que se ha logrado, sólo en la primera página del proyecto.

El proyecto para la trazabilidad del Covid-19 en sí me parece muy interesante y respetuoso con la privacidad, pero para su plena efectividad requiere de un despliegue masivo, y de un alto grado de responsabilidad individual.

Me pregunto si esto está en marcha (reminiscencias de “una sana incredulidad” que me inculcó Alfonso Mur Bohigas), y si se están tomando ya medidas a nivel Unión Europea al respecto.

Decepción, cuando llego a este artículo: The European struggle with COVID-19 contact tracing apps”, del European Institute of Innovation and Technology. En este artículo, el autor concluye que es necesario tomar acciones en consenso entre los distintos “decision makers”, tanto de la industria, como de los partidos políticos y gobernantes para lograr que este tipo de herramientas sean una realidad.

Gracias por vuestro tiempo, y espero que los lectores de este resumen tengan a bien ejercer su influencia para bien de la humanidad, poniendo en marcha las oportunidades tecnológicas que nos brinda esta era. Esperemos que nuestros representantes y sus asesores tengan la altura equiparable a las personas citadas en este artículo para lograr poner en marcha estas medidas. Este artículo está dedicado a mi padre y a D. Antonio Piga.

  • Rodrigo Hornos es CISA (Auditor Certificado de Información de Sistemas); Gerente de la Seguridad de La Información (CISM);  Certified in Risk and Information Systems Control (CRISC) y CGIT ( Certified in the Governance of Enterprise IT ).