De “El último combate del Glorioso” a la sonada batalla entre Pérez-Reverte y el almirante Rodríguez Garat

489
'El último combate del Glorioso', obra de Augusto Ferrer-Dalmau.

La heroica defensa que realizó el Glorioso en 1747, un navío de 70 cañones, a lo largo de cinco combates frente a la Armada Británica representa uno de los grandes episodios navales de la historia de España. No fue una victoria, pero fue un fracaso épico, cargado de heroicidades. Se enfrentó a doce navíos británicos, hundió uno de ellos y cedió solo cuando agotó sus municiones.

Más de 250 años después de esta derrota épica, exactamente un cuarto de milenio, la pólvora ha vuelto a estallar en relación con “El Glorioso”, pero esta vez en forma de tinta digital, y ha sido en torno a la representación pictórica de la batalla final. La polémica la ha protagonizado un cuadro realizado hace seis años por el pintor Augusto Ferrer-Dalmau “El último combate de El Glorioso”, una obra que estuvo expuesta en el Museo Naval desde entonces.

La retirada de los muros del museo Naval ha sido la chispa que ha avivado los rescoldos del Glorioso, y que ha terminado de encender los ánimos entre el escritor Arturo Pérez-Reverte, gran experto en material naval, y el director del Instituto de Historia y Cultura Naval, el almirante Juan Rodríguez Garat, a quien entrevistamos en estas páginas hace unas semanas. Acaba de editar el libro “Historias de la Armada. Páginas de la historia de España escritas desde la mar”.

Tras la reciente reapertura del Museo Naval, la obra no estaba en las paredes. Había sido retirada. Este hecho disgustó al escritor, autor de relatos navales como Cabo Trafalgar, quien lanzó los primeros cañonazos desde su cuenta de Twitter contra el almirante. ¿Estaba defendiendo realmente la historia de España o los intereses del autor del lienzo, Ferrer Dalmau, a quien le une una gran amistad? Pérez Reverte estaba muy molesto. El lienzo no forma ya parte del recorrido expositivo a pesar de que este había sido un encargo del propio museo y de que hubiera sido presentado en un acto que contó con la participación del rey Felipe VI.

En su respuesta, Rodríguez Garat matizó que el “Museo Naval no es un museo de arte, tiene la misión de explicar una historia que sea equilibrada y sin complejos” y justificó la decisión de retirar la obra con el hecho de que esta no encaja con el nuevo discurso de esta institución, en la que se priorizan las victorias la Armada española a lo largo de la historia y se minimizan las derrotas. Según el almirante, la llamada estética del fracaso, tan española, no ayuda, como destacó en sus declaraciones a Escudo Digital, “a cerrar el pesimismo histórico que al final se traduce en una desesperanza de cara al futuro y en una falta de compromiso con la empresa colectiva que es España. Los españoles tenemos necesidad de creer en nosotros, en lo que hacemos, y la historia bien contada nos puede dar ese impulso que necesitamos para tratar de sobreponernos a los pequeños baches de cada día, que suceden en todas partes”.

El almirante en la reserva Juan Rodríguez Garat, director del Instituto de Historia y Cultura Naval.

Estas escaramuzas iniciales se extendieron más allá del campo de batalla de los social media el pasado 4 de noviembre, cuando el diario británico The Times publicó un artículo titulado “El Museo Naval español borra la memoria de las derrotas”, texto que disparó el escritor de nuevo desde su Twitter y que sirvió para ya generalizar las hostilidades entre ambos por tierra, mar y aire (hoy mismo en ABC).

Rodríguez Garat, un duro oponente para Reverte

En las cunetas de este camino van quedando insinuaciones de amiguismo más allá de criterios académicos (por la relación del escritor con el autor de la obra), o discusiones sobre si al capitán de la embarcación, Pedro Mesía de la Cerda, le gustaría o no ser recordado en una imagen de derrota. Y mientras tanto la disputa, lejos de agotarse, parece que sigue abriéndose paso por el mes de noviembre. De forma casual, está haciendo una importante labor de publicidad al Museo Naval y también a la obra de Ferrer-Dalmau. Los interesados podrán verla en el Museo Naval de San Fernando, donde se presentará el 18 de este mes

Pérez-Reverte ha dado en su Línea de fuego (perdón por el juego de palabras a partir del título de la última y estupenda obra del autor cartagenero) con un duro oponente en Rodríguez Garat. Y es posible que que el almirante sea uno de esos rivales con los que a él le gusta batirse.

Rodríguez Garat es un un curtido profesional que no se arruga a pesar de que sabe que mediáticamente tiene todas las de perder. Defiende su criterio a capa y espada. Es un militar que en el camino de la vida ha aprendido que más vale acertar o equivocarse por sí mismo, sin dudas, con decisión.

Bien está discrepar, y mejor aún que el fruto de esa discrepancia suponga un beneficio para el conocimiento de nuestra historia. Rodríguez Garat está en su perfecto derecho, como director del Instituto de Historia y Cultura Naval, de elegir el camino que considera más adecuado para acercar a la sociedad el conocimiento de la Armada española (y Pérez-Reverte de disentir).

El almirante ha tenido un gesto simbólico valiente, e igual, quien sabe, hasta consigue, como él mismo afirma, darnos un pequeño empujón y hacernos creer en nosotros y en lo que hacemos. En Francia, el Museo del Ejército vende la segunda Guerra Mundial como si la hubieran ganado ellos, cuando De Gaulle se marchó del país, dejando “el marrón” a Petain; como si la resistencia no hubiera estado formada por muchos españoles que les ayudaron, como si no hubieran rendido París a los nazis. Saben vender su “Grandeur”. Ya es hora de que nosotros comencemos a hacerlo. Nos sobran los motivos y las batallas ganadas. Como un comentarista de este vídeo refleja en la cuenta de Youtube de la Halfman Historical Society, “si Estados Unidos tuviera la misma historia que España, héroes como don Blas de Lezo, Bernardo de Gálvez y tantos otros y tantas batallas, serían más famosos que Superman; nosotros tuvimos héroes de carne y hueso, ellos se los tienen que inventar”. Tenemos que dejar de lado la estética del fracaso, tan española, y comenzar a creer en nuestra capacidad de triunfo.

Artículo
De "El último combate del Glorioso" a la sonada batalla entre Pérez-Reverte y el almirante Rodríguez Garat
Nombre
De "El último combate del Glorioso" a la sonada batalla entre Pérez-Reverte y el almirante Rodríguez Garat
Descripcion
El escritor Arturo Pérez-Reverte y el director del Instituto de Historia y Cultura Naval, el almirante Juan Rodríguez Garat, se enfrentan en una batalla dialéctica a partir de la decisión del Museo Naval de retirar de su exposición "El último combate del Glorioso", obra de Augusto Ferrer-Dalmau.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo