La Policía Nacional y la Guardia Civil desarticulan una banda que prostituía mujeres con el método Lover Boy

1270

Se ha desarticulado una organización internacional que explotaba a mujeres rumanas mediante el método Lover Boy. En la operación han participado la Guardia Civil, la Policía Nacional, las policías de Italia y Rumania, y han sido coordinadas todas las fuerzas policiales por Europol y Eurojust. La organización, que manipulaba a las mujeres mediante chantaje emocional y coacciones hasta convencerlas de que no podrían vivir sin sus captores, llegó a obtener un beneficio de más de 5.000.000 de euros.

Detención Operación Lover Boy

La operación se ha ejecutado en dos fases, la primera realizada en Rumanía y la segunda en la provincia española de Málaga. En el dispositivo policial realizado en Rumanía los agentes arrestaron a 12 personas, entre la que se encontraban los líderes de la organización. Además se intervinieron 135.000 euros en efectivo y diversos vehículos de alta gama. En la segunda fase, llevada a cabo pocos días después en Málaga, los investigadores realizaron tres registros domiciliarios donde detuvieron a cuatro hombres, dos rumanos y dos españoles. A su vez, se realizaron dos inspecciones en clubes de alterne donde se liberó a 13 víctimas de explotación sexual y se incautaron 7.500 euros en efectivo, varios teléfonos móviles y diversa documentación.

El método conocido como Lover Boy consiste en embaucar a las mujeres con engaños sobre los sentimientos que tiene un delincuente hacia ellas . En primer lugar las seducían mediante engaño, chantaje emocional y coacciones, aprovechando además su situación de necesidad o vulnerabilidad y llegando en muchos casos a pensar que ya no podrían vivir sin sus captores. Una vez engañadas con falsas relaciones sentimentales, eran trasladadas a diferentes destinos de la Unión Europea como España, Italia, Reino Unido, Austria, Suiza, Alemania, Francia, Holanda y Eslovenia con el único propósito de que ejercieran la prostitución en clubes y pisos privados   Se ha liberado a 13 mujeres explotadas y se ha detenido a 16 personas a las que se les imputan los delitos de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

El momento de la detención de un Lover Boy en Málaga

Los proxenetas no llegaban nunca a utilizar la violencia física para que sus víctimas no se desenamoraran de ellos

Algunos miembros del grupo delictivo llegaron a tener hasta cuatro víctimas totalmente engañadas al mismo tiempo.

Para conseguir que las mujeres entregaran el dinero que ganaban con el ejercicio de la prostitución, todos los investigados utilizaban las mismas técnicas. Sin llegar a utilizar la violencia física, para evitar el desenamoramiento o la sospecha de su verdadera intención, se inventaban falsas deudas o les prometían formar una familia juntos en Rumanía, adquirir una casa o comprar un coche nuevo. Con estas excusas las víctimas accedían cegadas por el amor que les profesaban.

Las pruebas recabadas por los agentes encargados de la investigación demuestran que los miembros del grupo criminal adquirieron durante su actividad delictiva vehículos de alta gama por un valor de más de 2.500.000 euros y que el beneficio obtenido de la explotación sexual de las víctimas ascendía a más de 5.000.000 euros. Para blanquear sus ingresos ilegales compraban viviendas y vehículos a nombre de sus familiares por lo que las actuaciones policiales se han dirigido contra todos los escalones de la organización, líderes, mandos intermedios y familiares. Además los agentes han averiguado que los implicados colgaban fotografías de viviendas y coches de lujo en redes sociales para alardear de su estatus.

.