Ofertaban artículos que nunca llegaba a recibir la víctima

Tres detenidos por estafar 100.000 euros en compras fraudulentas por Internet

101
guardia_civil

En el marco de la operación “Ibersan”, la Guardia Civil ha detenido a tres personas e investiga a otras cinco por haber estafado un total de 99.235 euros a través de la venta fraudulenta de productos en un conocido portal de Internet. A los ocho miembros de esta banda se les imputan los delitos de estafa continuada, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal.

Los estafadores usurpaban perfiles con buena reputación en esta web de compraventa y ofertaban productos que en realidad no existían, y que, por lo tanto, no enviaban a los compradores después de que éstos hubieran pagado ya por la mercancía.

La Guardia Civil ha localizado a 129 víctimas de 12 países distintos, 17 de ellas en España

Por el momento, la Guardia Civil ha localizado a 129 víctimas de estos 12 países: Alemania, Austria, Italia, Bélgica, Holanda, Francia, Hungría, Eslovenia, Reino Unido, Costa Rica, Singapur y España.  Entre los compradores estafados, hay 17 españoles.

La operación se inició tras una denuncia interpuesta en la localidad de Tauste (Zaragoza), en la que se informaba de transferencias económicas sospechosas procedentes de varios países. La denuncia también recogía numerosas reclamaciones de bancos extranjeros por estas transacciones. En apenas dos días, la cuenta a nombre de los estafadores recibió más de 6.000 euros.

Usurpaban la identidad a usuarios con buenas opiniones en un popular portal de compraventa online

Los investigadores pudieron localizar a estas ocho personas – de nacionalidad rumana – que estaban detrás de las estafas y que actuaban de manera coordinada desde diferentes países de la Unión Europea. Los investigados recibían el dinero en bancos de Hungría, Dinamarca, Rumanía, Polonia y España. Desde las 38 cuentas bancarias localizadas, los detenidos ordenaban transferencias con las que blanqueaban el dinero.  

La operación ha contado con la colaboración de Europol y Eurojust, así como con la ayuda de las fuerzas policiales de Rumanía que hicieron posible los tres arrestos.

La Guardia Civil continúa analizando los datos recabados en la investigación.