El dinero procedía de Italia y Europol ha colaborado en la operación

La Policía Nacional desmantela una organización dedicada a distribuir billetes falsos en España

321
Dinero en efectivo en tiempos del Covid 19. Los peligros de intentar acabar con él

La Policía Nacional ha desarticulado una organización que se dedicaba a la distribución de billetes falsos de 20 y 50 euros por toda España, especialmente en Madrid, y que habría introducido más de 30.000 euros falsos con estos tipos de billetes.

La operación, que ha contado con la colaboración de EUROPOL, ha sido desarrollada en Madrid y en Vigo (Pontevedra) y se ha saldado con la detención de siete personas, seis en la capital y una en la ciudad gallega.

La investigación empezó en marzo del año pasado, cuando los agentes especializados detectaron que una mujer estaba introduciendo continuamente billetes falsos en distintos comercios de Madrid usando el método del goteo. Todas las semanas se localizaban nuevas incidencias y, tras varias gestiones, se comprobó que los billetes provenían de Italia, de Napolés concretamente.

Las gestiones policiales progresaron con el descubrimiento de una segunda mujer dedicada a esta misma actividad y el continuo contacto de ambas con un varón residente en Madrid que, presuntamente, era el proveedor del dinero falso por lo que a partir de ese momento se convirtió en el foco de la investigación.

Tras varias gestiones más, los agentes conocieron que el proveedor se había reunido con un hombre residente en Vigo, quien viajó hasta Madrid para recibir 15.000 euros en billetes falsos. Ese desplazamiento tuvo lugar en abril y, desde entonces, aparecieron numerosos billetes falsos en la ciudad gallega.

La introducción de billetes falsos era el modo de vida de los siete miembros de esta red

A medida que avanzaba la investigación, los agentes identificaron a los diferentes integrantes de la organización. La mayor parte de ellos formaban parte del entorno cercano de las dos primeras investigadas, quienes estaban a cargo de la distribución en Madrid. Ninguno de los siete investigados ejercía alguna actividad laboral por lo que esta actividad laboral era su modo de vida.

El carácter internacional de la organización quedó en evidencia al percibir numerosas transferencias a distintos lugares, uno de ellos Napolés. Es por ello que se requirió la colaboración de EUROPOL, que se unió a la investigación coordinando y aportando información.

Finalmente, los agentes pusieron en marcha el dispositivo operativo y arrestaron al principal investigado mientras llevaba 30 billetes falsos de 20 euros. Tras la detención, se registró su domicilio en Madrid y se efectuó la detención de los seis otros miembros de la red de distribución, desactivando así una de las organizaciones más activas de esta tipología delictiva en la capital.