Había quedado con otra mujer para que le regalara ropa para la niña

Asesinan a una mujer embarazada y le abren la tripa para robarle a su bebé

27399
joven asesinada méxico

La violencia en México se está cobrando más vidas que la pandemia del coronavirus. Cada día se producen centenares de asesinatos. Pero hay algunos que superan toda la brutalidad y bestialidad inimaginables. Esta es una de ellas: el secuestro y la muerte de Mónica Segura Temich, una joven embarazada de ocho meses que desapareció el pasado 1 de junio en Nuevo León y cuyo cadáver se encontró hace unos días.

La joven, de 22 años, había quedado con una mujer, que se presentó con el nombre de Ana Paola Covarrubias y que le había ofrecido por las redes sociales ropa para su futuro bebé. Según cuenta el periódico mexicano “El Universal”, la última vez que la vieron con vida fue en una estación de Metro donde tendría que encontrarse supuestamente con Ana Paola.

La familia inició una intensa búsqueda también por las redes sociales y los investigadores acabaron dando con la mujer que había quedado con Mónica a través del anuncio de Facebook. La joven estaba embarazada de 8 meses.

Otras mujeres embarazadas ya habían denunciado anuncios sospechosos de gente que les ofrecía ropa para sus bebés

Cuando entraron en el domicilio de la mujer, situado en la ciudad de Juárez, hallaron varias armas de fuego y una incubadora, lo que hizo temer lo peor. Al día siguiente la policía logró detener a la propietaria de la vivienda, una mujer de 33 años, que ha sido identificada como Yuli, y a la que han acusado de secuestro y asesinato. Tras un duro interrogatorio, la mujer confesó su participación en los hechos y también señaló el lugar donde se encontraba el cadáver de Mónica Segura.

Una imagen de la joven embarazada

Además, la mujer estaba en el momento de la detención junto con una bebé recién nacida que, tras realizarle un análisis genético, se ha demostrado al 100% que es la hija de la joven Mónica. Según la versión ofrecida por el Ministerio Público, la detenida secuestró a la joven y se la llevó a su casa, donde le arrancó al bebé del vientre tras la realización de varios cortes en la tripa con un objeto punzante y lo metió en la incubadora.

La autopsia ha determinado que Mónica Segura murió por un shock hipovolémico secundario, es decir una pérdida severa de sangre que fue provocada directamente por las incisiones en el abdomen.

La familia de la joven asesinada cree que se trata de una banda criminal y asesina, ya que otras mujeres embarazadas ya habían denunciado anuncios sospechosos de gente que les ofrecía ropa para sus bebés.