Aumenta el número de sustracciones de vehículos por este sistema.

¿Deberías envolver la llave de tu coche en papel de aluminio para que no te lo roben?

39962
llaves de coches

Las ondas electromagnéticas que emite la llave son una pista para los ladrones que pueden replicar esa misma señal

No es ninguna leyenda urbana. Las llaves inalámbricas de los automóviles, que emiten constantemente señales hacia el vehículo al que corresponden, pueden ser una pista para los ladrones. Estos, según expertos en ciberseguridad, pueden comprar una llave inalámbrica original y usarla para replicar el código de acceso a un determinado vehículo. Para evitar que esto ocurra, hay un truco desconocido para muchos: envolver la llave en papel de aluminio.

Otra opción, que recomiendan los expertos, es comprar una bolsa de Faraday, que tiene la misma funcionalidad aislante que el papel de aluminio y sirve de escudo ante la trasferencia de información que podría ser usada en el robo de vehículos.

Los expertos en este tipo de lenguaje electromagnético como Shlisel, trabajó para la fuerza aérea israelí en el desarrollo de sistemas de defensa con misiles, explica que la comunicación entre coches y llaves es “a través de ondas electromagnéticas, como la radio o la televisión. Piensa en una canción que constantemente se use entre una radio y una cerradura que se abre al escuchar esa canción. Si conozco la canción, puedo abrir tu cerradura”.

Los robos de vehículos por este sistema crecen, aunque no están contabilizados

Aunque muchos desconocen este tipo de hurto, este tipo de sustracciones, usando este modus operandi, está en aumento. “A pesar de no tener cifras, puedo decir que estos incidentes suceden cada vez más, pues los dispositivos que se necesitan para cometer estos ataques se pueden comprar fácilmente en Internet y hasta existen tutoriales en Youtube sobre cómo hacerlo”, explica Shlisel.

Según informan en “Crónica Global”, la industria de la automoción conoce estos problemas y trabaja para encontrar la manera imposible de replicar la comunicación entre una llave y un vehículo. Es algo parecido a las tarjetas de crédito. Hay personas que usan billeteras ‘aislantes’ para evitar que les copien los datos de las tarjetas de crédito.

Además, el sistema es parecido. “Llegas a una casa que tiene un auto aparcado en frente, detectas una llave a diez pasos dentro de una habitación y puedes desbloquear ese auto. Mientras las herramientas estén disponibles, el escenario para estos robos me parece más y más probable”, afirma Clifford Neuman, director del Centro para la Seguridad de Sistemas Computarizados de la Universidad del Sur de California, que coincide con Shlisel.