Lo hacían mediante phishing y “la estafa del CEO”

Detenidos 11 ciberdelincuentes que estafaron más de 2,4 millones de euros a empresas y particulares

178
ciberdelincuencia

Agentes de la Policía Nacional detuvieron ayer a 11 ciberdelincuentes que, presuntamente, habrían estafado más de 2.400.000 de euros a empresas y particulares de múltiples países. Arrestados por delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, realizaban fraudes a través de las nuevas tecnologías valiéndose de métodos de ingeniería social.

Se han detectado más de 150 cuentas bancarias de las que se habrían servido para defraudar a empresas ubicadas en Italia, República Checa, Estados Unidos, Líbano, China, Kazajistán o Países Bajos. Utilizaban para ello técnicas de phishing y la conocida como “estafa del CEO”, que consiste en engañar a un empleado de alto rango de una empresa mediante un e-mail que simula ser de su jefe – CEO, presidente o director -, en el que le pide realizar una supuesta operación financiera confidencial y urgente, que sin embargo tiene por destinatario a los timadores.

Ocultaban su rastro a través de “mulas” y “hombres de paja”

La investigación comenzó a mediados del 2018 cuando los agentes recibieron información a través de denuncias que, gracias a la eficaz coordinación internacional, determinó la existencia de un grupo organizado de ciberdelincuentes especializados en esas dos modalidades de fraude citadas: el phishing y la “estafa del CEO”.

Los investigadores estudiaron los diversos medios de cobro utilizados por los ciberdelincuentes, detectando más de 150 cuentas bancarias que constituían una compleja red de intermediarios y “mulas”. De ellos se valía la organización para ocultar el origen fraudulento del dinero obtenido y, además, dificultar así la identificación de los destinatarios finales de las cantidades adquiridas de manera ilícita.

Los agentes verificaron la existencia de víctimas de estas estafas, tanto empresas como particulares, ubicados en Italia, República Checa, Estados Unidos, Líbano, China, Kazajistán y Países Bajos entre otros. A través del análisis de la información recabada, los investigadores identificaron a un total de 16 personas ubicadas en Palma de Mallorca (1), Maspalomas (1), Ibiza (2) y Valencia (12), arrestando a 11 de ellos como presuntos autores de los delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal. Las cinco personas restantes han sido imputadas como investigados, pero no detenidos.

Un escenario ficticio para que la víctima revele una información que, en circunstancias normales, no revelaría

La denominada estafa del CEO es una modalidad delictiva que se caracteriza porque, a diferencia del phishing, la víctima tiene un perfil establecido: un empleado con acceso a los recursos económicos de una empresa y que ha sido estudiado y seleccionado previamente en base a los objetivos de los delincuentes. Básicamente el timo consiste en que un empleado de alto rango o el contable de la empresa, con capacidad para hacer transferencias o acceso a datos de cuentas bancarias, recibe un correo electrónico, supuestamente de su jefe, ya sea su CEO, presidente o director de la compañía. En este mensaje le pide ayuda para realizar una operación financiera confidencial y urgente. Si el trabajador no se percata del engaño, puede revelar datos sensibles a los estafadores o directamente transferirles los fondos que le demandan.

Por su parte, el phishing consiste en el envío masivo de e-mails tratando de hacerse pasar por una entidad de la confianza de la víctima, un banco, una gran empresa o una entidad pública. En dichos mensajes existe un enlace en el que se desvía a la víctima a una página falsa, donde se le solicita la introducción de contraseñas y datos personales o bancarios que pueden dar el acceso y control de sus servicios bancarios y financieros a terceras personas.