Una modificación del GTA para rolear en el bando de los buenos

GTA V, el videojuego que ha provocado que muchos niños quieran ser policías en lugar de narcotraficantes

2177

Silvia Val es una joven madre de un quinceañero que ha experimentado un tremendo cambio en los últimos tiempos. El niño quiere ser policía y no solo participa en misiones policiales muy peligrosas. También examina en oposiciones a otros jóvenes que comparten su vocación.

Cuando van por la calle observa quién ha cometido una infracción y estudia unos manuales que tienen mucho que ver con la realidad. Silvia es abogada especializada en derecho penal y civil, y también trabaja en turno de oficio, y la culpa del cambio de su hijo, que antes jugaba videojuegos en los que hacía de ladrón o narcotraficante, es el GTA V fiveM.

Estamos ante una modificación del GTA (Grand Theft Auto) de toda la vida que sirve para rolear en el lado de los buenos en varios servidores. Los ‘parches’ con los uniformes de la Guardia Civil y la Policía para el famoso video juego de RockStar están muy conseguidos. Y Silvia está fascinada con el cambio de actitud de su hijo:

“El rol de policía que ha adoptado es muy real, y además está adquiriendo hábitos de estudio, le están transmitiendo unos valores mucho más positivos que los juegos que jugaba antes, juegos violentísimos que habría que prohibir incluso aunque fueran para mayores de 18 años”.

Silvia se refiere a los típicos juegos a los que su hijo jugaba antes, “donde los chicos quieren ser malotes que roban y atracan un banco, o se dedican al narcotráfico para comprarse un coche de lujo. Mi hijo con el rol de policía está aprendiendo unos valores y estoy encantada. Me parece superpositivo”. El juego y la nueva actitud de su hijo le dejan perpleja: “El otro día estaba haciendo una detención y leyendo sus derechos a un detenido, y el texto era muy parecido al que se usa en la vida real, y veo lo que estudia y creo que hasta le puede servir para más adelante si de verdad quiere hacer oposiciones a Policía”.

La visión de @Minimuh, el gran influencer de GTA V

¿Es cierto que puede ayudar a fomentar vocaciones? “Todo ayuda”, nos dice un miembro de las fuerzas del orden, ya que de manera oficial ni la Policía ni la Guardia Civil pueden hablar de marcas o productos, pero sí puede hacerlo @Minimuh, un youtuber con 397.000 suscriptores con quien hemos hablado en Escudo Digital, una verdadera estrella en este ámbito que nos cuenta cómo fueron sus inicios: “Todo empezó un día en mi casa viendo vídeos de un mod (modificación) llamado LSPDFR de un juego (GTA V) en el cual podías ser policía y parar a la gente, pedirle papeles y atender llamadas de emergencias. Eso me llamó mucho la atención porque el GTA 5 es todo lo contrario. Tenías que delinquir, etc… Me acuerdo que rápidamente me puse a buscar vídeos en español de LSPDFR, pero no encontré ninguna persona que lo hiciera en castellano y decidí intentarlo, y por suerte me ha salido bien y sobre todo llego a mucha gente y les motivo a estudiar para policía, sanitarios o incluso bomberos”.

Está claro que ni a la Policía ni a la Guardia Civil les disgusta que sus uniformes se utilicen en estos juegos. “El que ha creado el ‘parche’ de la Guardia Civil debe de tener cierta querencia con el Cuerpo”, nos comentan fuentes bien informadas, porque está muy logrado. Incluye uniformes, coches patrulla, motocicletas, lanchas, autobuses…

Gabriel es uno de los muchachos que ha dejado el lado obscuro para sumarse a las fuerzas del bien, aún no ha cumplido quince años, pero lo de la Policía le tira. Estudiaba por las mañanas durante las vacaciones navideñas para sumergirse en la realidad paralela de la ciudad de Los Santos. Antes, con el Fortnite, sus partidas eran interminables, ahora “esto es más relajado. Se pueden cortar si no estás en medio de un rol. Es mucho menos violento”. Ha optado por la Policía y no por la Guardia Civil porque “es lo que hay en mi servidor, que se llama Buen Clima. Estoy en asuntos internos, pero también en la UDICO, que tiene el mismo nombre de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado de la Policía Nacional española”.

A veces participa en misiones en las que utilliza botes de humo “para protegernos mejor”. Gabriel no es expulsado cuando no hace suficientes horas, simplemente lo degradan o no asciende de categoría, como en el popular juego del parchís online. En su servidor hay penitenciaría “y trasladamos a los calabozos a veces directamente a los delincuentes cuando cometen un delito”.

Nos explica que si recibe un disparo en el corazón “te quitan media vida. Y si te matan tienes dos opciones, o viene un MS (servicio sanitario), al que le tienes que decir que tienes pulso siempre, o hablas con el administrador o el staff para hacerle saber que quieres que tu personaje fallezca”

Lo que más le molesta a Gabriel es sentirse observado, “lo noto cuando estoy en el juego, por eso voy mirando a todas partes, siento como si tuviera ojos fijos en mi nuca, y es que me meto en el juego a lo bestia “

La pregunta es: ¿existe la resurrección? Pues sí, existe. Puedes entrar de nuevo con otros personajes. Pero hay una diferencia con respecto a otros juegos. María, la madre de un niño de 14 años es realizadora de vídeos, y no le deja a su hijo que juegue con él, pero conoce perfectamente el producto: “Me parece muy violento, menos que el GTA original, pero no me gusta que juegue a estas cosas, aunque sé que le encanta. Lo que hay que reconocerle a esta modalidad del GTA para rolear es que tiene una cierta ética. Los actos tienen consecuencias. Si te caes de un sexto piso no puedes levantarte y seguir andando, y no van secuestrando prostitutas como en el GTA original”.

También hay chicos que quieren ser delincuentes, hay tiros por serlo. De hecho, según Gabriel, “ahora necesitamos más efectivos policiales, porque intentamos asistir a todos los atracos, pero como nos preguntan por anónimo si hay policías disponibles, a veces nos salen hasta 20 atracos a la vez. No damos abasto”. Descarga mucha adrenalina, pero lo que más le molesta es “sentirse observado, lo noto cuando estoy en el juego, por eso voy mirando a todas partes, y es que me meto en el juego a lo bestia. A veces es como si tuviera ojos en mi nuca, y es verdad “.

A Hugo, de 14 años, un madrileño con un enorme interés por la tecnología, le encantaría jugar, pero no tiene contactos para hacerlo: “Son servidores a los que te unes, y es complicado, no dejan entrar a todo el mundo porque sería un caos, habría demasiados coches y muchos accidentes, y seguirían andando, y para que no ocurra eso hay entrevistas muy chungas. Solo para jugar. Luego están las oposiciones cuando quieres ser Policía para que el superintendente te mande a patrullar” .

Si decides ser delincuente vas a robar a la gente, añade Hugo, “te van a denunciar y a perseguir todo el rato, y además vas a durar menos. Es un juego muy real, si te dan un tiro en una pierna no puedes moverla. Es un juego violento, pero es ético. Para jugar tienes que tener unos 16 años. No es muy dramático. De hecho cuando te matan, añade Gabriel, no se ve más que un charquito de sangre”. Lo del control de la edad, explica Hugo, “es porque puede ser que hables con gente desconocida que pasa el examen y lo que quiere es contactarte”.

Grand Theft Auto V

Tal vez por ello los administradores prohiben que se hable de temas de la vida real. Los jugadores no pueden decir que se están comiendo unos macarrones en casa, ni siquiera que les falla la conexión wifi, a lo sumo pueden decir “me he dejado las gafas”.

Lo cierto es que el juego crea un mundo paralelo en el que se sumergen los que juegan en él. Gabriel ha llegado a estar 70 horas en una semana, aunque con cinco hubiera bastado para que “sus superiores” no le dieran un toque. ¿Cuáles son los elementos imprescindibles? Un buen teclado de gaming y una buena silla, y, si se puede, un ratón ergonómico. A Gabriel se lo ha regalado su tío estas Navidades, y probablemente evitará que tenga problemas en el nervio cubital cuando sea mayor gracias al detalle.

GTA, en realidad, es una oferta muy vieja de Rockstargames, una empresa que lanza pocos videojuegos, pero precisamente por ello cada producto nuevo que saca origina una enorme expectación entre los gamers. Cuando surgió, en 1997, estuvo rodeado de polémica por la violencia de sus argumentos. Ahora las historias y los personajes los crean las personas que entran en él al jugar online, como en un juego de rol. La mayoría de los parches no son oficiales, “pero están muy bien hechos”, señala Hugo, quien añade que “mejoran el producto original”. Y hay parches en todo el mundo, hasta de la Policía Montada del Canadá.

La opinión del Doctor Paños, psicólogo experto en infancia y adolescencia

Solo cabe hacerse una pregunta: ¿Hasta qué punto puede ser beneficioso o perjudicial para un preadolescente o un niño sumergirse de manera tan profunda en juegos de realidad virtual? Hemos hablado con Jesús Paños Martín, responsable de la unidad de Psicología Clínica, Infancia y adolescencia del Servicio de Pediatría del Hospital San Rafael y el responsable del Área de Psicología de la Salud de Blue Healthcare. Uno de los límites que considera que se deberían poner a los videojuegos “es el número de horas; establecer un límite programado para que las partidas no sean muy largas. Esa es una de las quejas habituales de los padres, que les dicen a sus hijos que dejen de jugar y la partida continúa. Hay juegos que pueden pararse y reanudarse después, pero debería limitarse el tiempo diario”.

“Si utilizo el videojuego para tenerle entretenido porque no hay otra alternativa de ocio, aquí tenemos una limitación: le estoy poniendo en bandeja practicar algo que es muy divertido, muy enganchador, porque también es muy cómodo como educador para mí”

Y en cuanto a la vida paralela que viven nuestros hijos, afirma: “Precisamente uno de los objetivos de los videojuegos es aislarte del contexto en el que te encuentras, de hecho muchos de ellos se juegan con gafas de realidad virtual para conseguir que ese objetivo se cumpla de una forma más fácil”. Añade que lo que se pretende es buscar en los chavales un estrechamiento atencional de la realidad en la que ahora mismo están “y meterse en una nueva situación en la que es el juego el que dirige todas sus conductas, sus emociones, y por lo tanto eso tiene cierto peligro si no controlamos el tiempo que estamos jugando, porque claro, me estoy aislando de la realidad y eso puede ser un poco inconveniente. Imagínate un chaval aislado cinco horas seguidas todos los días en su cuarto”.

En cuanto al comentario de Silvia con el que iniciábamos este reportaje, señala que tiene mucho sentido: “Yo prefiero que adquieras el rol de una persona que vela porque se cumpla le ley y vele por la seguridad, pero esto tiene que ir de acuerdo al diseño del vídeojuego, porque si estamos generando conductas que no están de acuerdo con la ley o estamos premiando aquellas que tienen consecuencias que no vemos en el juego, pero que en la realidad van a existir, tenemos un problema… Ahí está la clave de un buen videojuego, que sea realista, y no solo en el sentido perceptivo del diseño del juego, sino en el trasfondo de las ideas que transmite. Si eso es así, bienvenido sea el vídeojuego, porque muchas veces utilizamos las herramientas de la realidad virtual, de los videojuegos, de las pantallas para acercarnos más al conocimiento de algo que es bueno pero adquirir habilidades”.

El Doctor Paños advierte también a los padres: “Si utilizo el videojuego para tenerle entretenido porque no hay otra alternativa de ocio, aquí tenemos una limitación: le estoy poniendo en bandeja practicar algo que es muy divertido, muy enganchador, porque también es muy cómodo como educador para mí. ¿Qué otras cosas estoy haciendo? ¿Estoy garantizando que el chico tiene un contacto social adecuado? ¿Estoy garantizando que practica deportes, que se divierte con otras cosas ? ¿Cuál es su sistema de actividades agradables? Porque si polarizo mucho hacia los videojuegos posiblemente esté estrechando el tiempo que dedica a otras cosas que son importantes en su educación”.

El doctor Paños, experto en este asunto, quiere dejarnos una idea resumen para reflexionar apta para todas las edades: “Cuanto más limitada es mi realidad y mi ocio y más aburridos son, más peligro de engancharme a los videojuegos, porque enganchan mucho, atraen mucho, están diseñados precisamente para atraer tu atención. Cuanto más extensa es mi actividad de ocio, cuanto más variada o más interesante, menos peligro tengo de enganche”.

Artículo
GTA V, el videojuego que ha provocado que muchos niños quieran ser policías en lugar de narcotraficantes
Nombre
GTA V, el videojuego que ha provocado que muchos niños quieran ser policías en lugar de narcotraficantes
Descripcion
Es uno de los videojuegos preferidos de los adolescentes. Comienzan a preferir ser policías a ladrones. Habamos con Minimuh y otros expertos.
Autor
Publico
Escudo Digital
Logo