Estando fuera o dentro de casa

Los trucos de los “cacos” para robar en tu domicilio

350
Trucos de los ladrones para robar en viviendas

Las nuevas tecnologías han obligado a los ladrones a cambiar y a desarrollar las técnicas de marcaje y robo en las viviendas. Estos son los trucos de los “cacos” para robar en tu domicilio que deberías saber reconocer para evitar ser víctima de éstos.

Con la llave echada

Uno de los trucos para robar que más llevan a cabo los “cacos” es el denominado “Bumping”. Este método es rápido y consiste en introducir una llave maestra y dar unos pequeños golpes con un martillo. El bombín de la cerradura salta y se puede entrar con total facilidad. Para no levantar sospechas mientras están dentro de la casa, vuelven a poner el bombín en su sitio, así hacen ver que la puerta sigue cerrada. Para evitar este tipo de robo existen cerraduras antibumping.

Otra táctica que se ha popularizado es el “Impressioning”, en la que los ladrones introducen una lámina especial de aluminio en el bombín. El objetivo de este truco es que, al introducir la llave para abrir, ésta se queda grabada en la lámina de aluminio y les permite crear un molde con el que poder hacer una copia de esa llave. Para evitarlo, también sirven las cerraduras antibumping, pero cabe destacar que este robo no deja ninguna prueba de que ha sucedido, por lo que gestionarlo con tu aseguradora, te va a resultar complicado.

Existe un método que se consigue con un simple imán y que se utiliza cuando dejamos la llave puesta en el interior. Mucha gente deja puesta la llave antes de irse a dormir, o cuando están dentro de casa pensando que así no les van a entrar, pero se equivocan. Los ladrones utilizan un imán para que la llave gire, por lo que les estamos dejando muy fácil que nos roben.

Con la llave sin echar

Una técnica muy común cuando la llave no está echada es “el resbalón”. Los ladrones utilizan una lámina de plástico, una tarjeta de crédito o una radiografía para abrir la puerta.

Otro muy habitual es “la ganzúa”, los ladrones introducen una ganzúa en la cerradura y abren la puerta sin problemas. La ganzúa o llave maestra, no está regulada, por lo que cualquiera puede obtenerla. La pega para los ladrones con este tipo de robo es que solo funciona con puertas que no son de seguridad.

Método tradicional

Entrar por una ventana abierta o forzándola. Los ladrones trepan por las fachadas para acceder a ventanas y balcones, o utilizan patios interiores donde son menos visibles. Para evitar robos de este tipo, cierra las persianas con pestillo de seguridad o coloca una reja de seguridad en los puntos vulnerables.

Método poco habitual a través de la mirilla

Esta táctica es poco frecuente, pero se ha visto en alguna ocasión. Los ladrones desenroscan la mirilla e introducen por ella un artilugio hecho específicamente para robar en viviendas. Este truco se suele utilizar en viviendas que creen que están deshabitadas. Con una mirilla antirrobo evitáis que esto suceda.

La Policía Nacional ya ha alertado en varias ocasiones de este tipo de trucos. Además, como han avisado por redes sociales infinidad de veces, existen métodos que utilizan los ladrones para asegurarse de que no hay nadie en casa y así poder robar con tranquilidad.

  • Vaselina en la mirilla: Se unta en la mirilla y pasado un tiempo vuelven para ver si sigue puesta. Si no se ha limpiado, es señal de que no hay movimiento en la vivienda y ahí es cuando entran.
  • Pequeñas piezas de plástico: Las colocan en las puertas y en sus cuadros para saber si los dueños de la casa entran y salen, ya que si hay movimiento, las piezas se caen.
  • Señales en puertas y telefonillos: Los ladrones señalan con marcas como una ‘X’ los domicilios que creen que están vacíos.

La Policía recomienda llamar al 091 al encontrar cualquier tipo de señal o marca. Además, es importante tener un sistema de seguridad, como cámaras de vigilancia o alarmas.