Una policía detiene a un ladrón tras perseguirlo con la moto de un vecino

159

Las calles del municipio valenciano de Paterna vivieron el pasado sábado una de esas persecuciones que solo se ven en las producciones de cine de acción con grandes presupuestos. Ninguno de los vecinos que presenciaron la espectacular persecución policial que transcurrió por los tejados y las calles daba crédito a lo que estaba presenciando, y casi se tenían que pellizcar para confirmar que eso estaba sucediendo realmente.

Todo empezó, como informa Lasprovincias.es, poco antes de las 15 horas, tras el aviso a la Policía Local de un vecino que sorprendió a unos individuos cuando robaban en un ático. Los agentes, que estaban realizando controles para garantizar el cumplimiento del cierre perimetral, acudieron inmediatamente a lugar de los hechos, donde presenciaron cómo dos hombres trepaban por la fachada de un edificio.

Los ladrones, al verse descubiertos, optaron por escapar por las terrazas, y los policías, tal y como explica este diario, rodearon la manzana y vigilaron los patios de las fincas. Al poco, fueron localizados los dos jóvenes marroquíes de 23 y 27 años, quienes continuaron la huida corriendo hacia las calles próximas.

En la detención de uno de ellos no hubo mayor problema, pero en el caso del segundo, más veloz, la distancia que sacó a los agentes en la persecución era cada vez mayor. Sin embargo, cuando parecía que iba a escapar, una agente paró a un motorista y le pidió ayuda, tras lo cual la policía se subió a la parte trasera de la moto. Ambos siguieron al individuo por varias calles, hasta que, cuando estaban al lado del infractor, la agente se bajó de la motocicleta y se abalanzó sobre un exhausto ladrón, quien no ofreció resistencia.

Mientras se esposaba al detenido, el motorista optó por continuar la marcha sin que a los agentes les diera tiempo a agradecerle su colaboración, y sin que nadie pudiera explicarle que, a pesar de lo que aquello parecía, no se trataba de la grabación de ninguna película de Hollywood.