Consejos a tener en cuenta

El peligro que corres por llevar una botella de agua en el coche

143
coche agua

Hay que refrescarse y el agua durante un viaje en coche es muy recomendable para mantenerse concentrado y reducir la fatiga. Sin embargo, aunque la DGT recomienda mantenerse bien hidratado a lo largo de todo el trayecto en coche y descansar cada 2 horas, llevar una botella de agua dentro del coche podría llegar a ser muy peligroso.

Como recoge ABC en un artículo sobre seguridad vial, la primera razón que alerta sobre ese peligro es la propia colocación de la botella: si no está bien posicionada, puede llegar a provocar un accidente.

Dentro de un vehículo en movimiento, la masa de los objetos se puede multiplicar por 60, por lo que, si se pega un frenazo a 60 km. por hora, el impacto de una botella mal colocada de un litro podría ser muy doloroso.  O incluso producir lesiones de cierta consideración.

También es peligroso tener la botella sin la debida sujeción porque podría acabar en los pies del conductor e impedir que éste pueda frenar, acelerar o pisar el embrague, algo que podría llegar a ser letal para él y para los demás ocupantes del vehículo.

Por ello, se recomienda siempre tener la botella en algún espacio controlado, como la guantera o sujeta de alguna forma para que en un frenazo no o movimiento brusco del vehículo no pueda desplazarse y causar problemas.   

Por otro lado, se desaconseja totalmente beber de una botella mientras se conduce. En primer lugar, porque se pierde contacto con la carretera al mirar a este objeto durante, al menos, unos 4 segundos de media. Algo, que supondría conducir decenas de metros a ciegas.

Pero, sobre todo, lo más peligroso es que, al beber de esa botella, se suelta una de las manos del volante, imposibilitando realizar, en ese momento, cualquier tipo de maniobra, quedando expuesto a muchos riesgos. Además, esta práctica puede ser sancionable por un agente si éste considera que se está poniendo en peligro la seguridad vial.

Finalmente, existen otras dos razones de peso, según se explica en el periódico ABC, para no llevar de forma permanente una botella de agua en el coche. Una de ellas tiene que ver con la posibilidad de intoxicación en caso de que se quede durante varios días en el interior del vehículo.

Con el calor, el vehículo puede alcanzar una temperatura de más de 40 grados al sol, algo que posibilita la reproducción de gérmenes dentro del envase. Por esta razón, no se recomienda beber este tipo de agua ni rellenar la botella.

Respecto al segundo motivo para no dejar uno de estos envases en el coche, tiene que ver con “el efecto lupa”. Es decir, la capacidad de este objeto para provocar un incendio dentro del vehículo tampoco es del todo descartable. Si se deja al sol, existe la posibilidad de que se pueda a llegar, a través de la botella, a quemar la tapicería del vehículo.