Nuevas normativas para regular el uso de los patinetes eléctricos

906

Las nuevas tecnologías han favorecido la aparición de soluciones de movilidad urbana para desplazamientos más baratos, cómodos y menos contaminantes. Así son los vehículos de Movilidad Personal, entre ellos, los patinetes eléctricos y las normativas para regularlos.

La llegada de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP), se han sumado a las bicicletas municipales y de renting, y son una alternativa económica y cómoda para el coche en las ciudades. Su uso ha aumentado notablemente, ante las restricciones a vehículos de motor que se han implantado en ciudades como Madrid o Barcelona por la contaminación.

Fuentes de la DGT aseguran a Escudo Digital que el problema respecto a los patinetes eléctricos es que no existen normativas que regule su uso en España, y que son los ayuntamientos los que deben establecerla. Además, añaden que se está trabajando en ello porque hay que cambiar el funcionamiento de este tipo de vehículos.

Existe una instrucción de vehículos de movilidad personal de la DGT, en la que se explica que estos, al no ser vehículos de motor, no requieren de autorización administrativa para circular.

Accidentes por culpa de los patinetes eléctricos

Respecto a este dato, cabe destacar que, en el año 2018, se han producido 273 accidentes con patinetes eléctricos en España, y que esta cifra podría ser mucho mayor, ya que en muchas ocasiones no se denuncia este tipo de accidentes. Según los datos recogidos en el informe “Nuevos sistemas de movilidad personal en ciudad y sus problemas asociados a la seguridad vial”, elaborado por la Fundación Mapfre, estos sistemas de movilidad se han cobrado la vida de 5 personas y han provocado cientos de heridos, de los que más de 200 fueron atropellos a peatones.

“El patinete cogió tanta velocidad, que me topé con un bache y caí de boca”, cuenta una ciudadana a Escudo Digital. “Además de los patinetes, que son peligrosos, algunas aceras y carreteras de Madrid están llenas de baches y muy mal cuidadas”, añade.

Los vehículos de movilidad urbana personal solo deben desplazarse por calles o zonas con tráfico lento, por carriles bici separados del resto de vehículos a motor, o por zonas especialmente habilitadas para ellos con una limitación de 25km/h, tal y como nos aseguran fuentes de la Dirección General de Tráfico.

Para buscar una solución a los problemas y accidentes que pueden generar este tipo de vehículos de transporte, Fernando Moreno Navarro y María del Carmen Rubio Gámez, del Laboratorio de Ingeniería de la Construcción (LabIC), junto a Guillermo Iglesias Salto, del departamento de Física Aplicada de la Universidad de Granada, han diseñado asfaltos inteligentes, elaborados con materiales magnéticos, que aumentan la seguridad de los Vehículos de Movilidad Personal, y en especial, de los patinetes eléctricos, en zonas urbanas.

Camino de Ronda, Granada. Carretera inteligente de aviso de reducción de velocidad.

La Universidad de Granada, informa de que este proyecto se enmarca en el ámbito de las ciudades inteligentes (smart cities) y está pensado para que la carretera interactúe con los VMP y alerte a los patinetes de cuándo es necesario reducir la velocidad, o en caso de peligro, apagar directamente el motor.

Regulaciones en España:

Los Ayuntamientos de algunos municipios y ciudades españolas, conscientes del vacío legal que existe en las normativas y regulaciones del uso de los patinetes eléctricos en las ciudades, están trabajando en aprobar ordenanzas municipales para fijar una serie de obligaciones a quienes deciden pilotar este medio de transporte. Los últimos municipios en sumarse a la regulación del funcionamiento de estos vehículos son Valencia y Sevilla.

En Valencia, por ejemplo, la Policía Local podrá sancionar a todos los usuarios de bicicletas, motos y Vehículos de Movilidad Personal que no cumplan las restricciones que plantea la nueva ordenanza de Movilidad, que prohíbe a los patinetes eléctricos circular por las aceras, transportar a otras personas y ser utilizados por menores de 16 años. Esta regulación entró en vigor el pasado 8 de junio, pero el Ayuntamiento decidió no imponer sanciones y establecer un período de adaptación. El objetivo que se buscaba con esto era que, a través de una campaña informativa, los usuarios conocieran sus obligaciones y las multas a las que se exponían.

En Sevilla, los patinetes eléctricos tendrán que pagar una tasa al Ayuntamiento, cuando entre en vigor la nueva regulación que está preparando el gobierno municipal, similar al sello que abonan los coches y motos. Al mismo tiempo, se han establecido medidas como la prohibición de circular por zonas peatonales y de estacionar fuera de los espacios que se habilitarán para ello.

En Madrid, a pesar de seguir existiendo un vacío en la normativa de conducción de los VMP, se ha prohibido a estos vehículos circular por las aceras y algunas calzadas. Su Consistorio ha decidido que los conductores de patinetes con motor deben circular por las aceras bici de la capital, pero tienen prohibido mezclarse con los peatones en las aceras, ya que son espacios reservados para caminar a pie. Además, para minimizar el riesgo de accidentes, está también prohibido conducir estos vehículos u otros VMP bajo los efectos del alcohol o estupefacientes.

Por otro lado, en Barcelona, según recoge la nueva regulación de vehículos de movilidad personal y ciclos de más de dos ruedas, la prioridad la tiene siempre el peatón y como normal general, estos vehículos no pueden circular por la acera ni por calles peatonales. Deberán hacerlo por el carril bici y a una velocidad máxima de 30 km/h. Los menores de 16 años tienen que ir acompañados por un adulto y no pueden estacionar en la acera si imposibilitan el paso a los viandantes.

Regulaciones en otros países:

Cada vez son más los países que están tomando medidas para la seguridad, a la hora de conducir patinetes eléctricos. En Reino Unido, actualmente, su uso es ilegal en la vía pública, aunque el gobierno está revisando la legislación. Alemania, por ejemplo, impuso una serie de normas sobre el uso de los patinetes eléctricos en las vías públicas, estableciendo una edad mínima de 14 años para conducirlos y una velocidad máxima de circulación de 20 km/h. Para más seguridad, se les permite circular por los carriles para bicicletas, pero no por las aceras ni zonas peatonales.

Las normativas de los patinetes eléctricos y sus restricciones se imponen. En Austria, Bélgica, Finlandia, Noruega, Portugal y Suecia han elaborado normas específicas para la circulación de los patinetes eléctricos. La mayor parte de ellas están basadas en sus propias regulaciones para los ciclistas. El límite de velocidad en Noruega y Suecia es el mismo que en España, 20 km/h, mientras que Bélgica, ha aumentado su límite de velocidad de 18 km/h. a 25 km/h.

En los Países Bajos, los patinetes eléctricos están clasificados dentro de la misma categoría que los ciclomotores, y la edad mínima para conducirlos es de 16 años. Además, necesitan seguro obligatorio y la autorización de la autoridad nacional de vehículos