Andalucía toma medidas para evitar la muerte de linces por atropello

27
Liberación del lince Quinao
Liberación del lince Quinao (Europa Press)

La consejera de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, Carmen Crespo, ha asegurado que Andalucía será pionera en España en la instalación de dispositivos para prevenir la muerte de fauna por atropello, especialmente de linces ibéricos, en carreteras de la comunidad sensibles por ser punto de cruce de esta especie en peligro.

Así lo ha anunciado Crespo, en Villafranca de Córdoba, donde ha participado este jueves en la liberación de ‘Quinao’, un macho de lince nacido el año pasado en el centro de cría de Zarza de Granadilla (Cáceres), que reforzará la población de esta especie en la comarca del Guadalmellato cordobés.

Según ha explicado la consejera, estos dispositivos detectan la velocidad del vehículo y la presencia cercana de un animal y, en el caso de que prevea una posible colisión, activa un panel informativo de aviso al conductor. En el caso de que el conductor no responda a esta advertencia, se activan unos altavoces con señales acústicas dirigidas a ahuyentar al animal y, de esta forma, tratar de evitar el atropello.

Crespo ha avanzado que se van a instalar cinco de estos dispositivos en carreteras autonómicas, dos de ellos en la zona del Espacio Natural de Doñana y tres en el área del Guadalmellato. “Se están ultimando los estudios y análisis de campo para decidir los puntos definitivos de instalación de estos dispositivos, con el objetivo de que sean lo más eficaces posibles”, según ha detallado Crespo, quien ha dicho que con esta iniciativa se busca reducir los casos de muerte de linces por colisión, que supone el 30% de su mortalidad no natural.

La implantación de estos dispositivos forman parte del proyecto Life denominado ‘Safe-Crossing’, aprobado por la Comisión Europea y que se desarrolla, además de en Andalucía, en Italia, Rumanía y Grecia para prevenir la muerte por atropello de lobos y osos. El presupuesto global del proyecto supera los cuatro millones de euros y cuenta con un 75 por ciento de financiación europea.

Se han liberado 115 linces en Andalucía

Con la suelta de ‘Quinao’, ya son 115 linces los ejemplares que se han reintroducido en Andalucía desde que en 2009 se inició la liberación de linces, para reforzar la población y enriquecer la variabilidad genética. “De los 700 ejemplares que hay en la Península, 442 viven en tierras andaluzas”, ha resaltado la consejera.

Crespo ha puesto el acento en el nuevo proyecto de conservación de esta especie, presentado el pasado 11 de febrero a la Comisión Europea, denominado ‘Lynx Connect’ y que cuenta con una inversión de 18,5 millones de euros para el periodo 2020-2025.

“El proyecto persigue que, durante el periodo de ejecución, la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) recatalogue el lince para que pase de estar declarada ‘especie en peligro de extinción’ a ‘especie vulnerable'”, según ha señalado la consejera, tras recordar que en noviembre del año pasado Europa ya aceptó la propuesta inicial.

“Será este verano cuando sepamos si ya tiene la aprobación final de la Comisión Europea”, ha indicado Crespo, quien ha asegurado que es “optimista”, ya que “el programa nace del esfuerzo técnico y del compromiso de todos los socios, dando un ejemplo de responsabilidad”.

Casi cuatro millones para conservar la especie

El programa cuenta con dos grandes ejes: aumentar el tamaño de la población y lograr su conectividad. En la actualidad existen dos núcleos consolidados de población de linces, pero aislados entre sí, como son Doñana y Sierra Morena Oriental. Otros cuatro núcleos se encuentran pendientes de consolidar en Extremadura (Matachel), Portugal (Guadiana) y dos en Castilla-La Mancha (Campo de Calatrava y Montes de Toledo).

La consolidación y conectividad de estos seis núcleos garantizaría la conservación de la especie. De forma adicional, el proyecto incluye la creación de dos nuevos núcleos en Sierra Arana (Granada) y Lorca (Murcia).

Mientras llega la resolución definitiva, la consejera ha remarcado que la Junta de Andalucía está destinando un total 3,8 millones de euros para el mantenimiento de las labores en pro de la conservación de esta especie, de enorme valor para la fauna ibérica. Pero lo más importante de todo es la implantación de un sistema que evite la muerte de los linces por atropello.