La plataforma FrenaLaCurva presta ayuda a los vecinos durante la cuarentena

28
frenalacurva

Durante esta cuarentena obligada o confinamiento al que nos obliga el estado de alarma, son muchas las iniciativas solidarias y los recursos que se están poniendo al alcance de quienes más lo necesitan para hacer frente a esta maldita pandemia. Una de ellas FrenaLaCurva.  

Con el fin de poder ayudar a ancianos con la compra o la basura, y a otras muchas personas que tienen dificultades para cumplir con todas las exigencias que demanda este estado de alarma, se ha creado la plataforma ‘FrenaLaCurva’. Se trata de una iniciativa que busca poner en contacto a personas que se encuentran cerca, gracias al uso de la geolocalización. Otras plataformas que se pueden utilizar para lo mismo son NextDoor o Supervecina.

Cómo ayudar a tus vecinos en FrenaLaCurva

En FrenaLaCurva, y también en Actua.frenalacurva.net, podemos encontrar muchos recursos para estos días, como informa Genbeta. FrenaLaCurva, que nació como una iniciativa del Gobierno de Aragón, es hoy una plataforma ciudadana que funciona gracias al trabajo de voluntarios, activistas, empresas, organizaciones y laboratorios de innovación abierta. Como dicen en sus ‘Instrucciones de uso’, “es una herramienta tecnológica complementaria que depende totalmente de que nos activemos fuera del ámbito tecnológico, teniendo en cuenta a colectivos en situación de vulnerabilidad o brecha digital”.

Pasos a seguir, con las necesidades y los ofrecimientos

Necesidad propia: la persona en necesidad de un servicio rellena el formulario.

Necesidad con intermediación: necesidad creada por personas que conoce las necesidades de personas que no pueden rellenar el formulario por no tener acceso a móvil ni a ordenador.

Ofrecimiento:​ voluntarios que pueden hacer compras, sacar basura…

Servicio público disponible: mercados o farmacias con horarios modificados, veterinarios abiertos, centros sociales que ofrezcan comidas, aseo y comida para transportistas…

Dentro de los ofrecimientos, hay muchas necesidades, como compra de medicinas o alimentos, comida preparada, bajar la basura, pasear o acoger animales domésticos, o acompañamiento tecnológico. Este último punto es importante, pues hay muchas personas que se encuentran solas, y no disponen de los medios tecnológicos ni pueden acceder a distracciones que estos días mantienen a mucha gente entretenida.

Para “frenar la curva”, los creadores han utilizado OpenStreetMap y Ushashidi, una plataforma de Internet que ayuda a capear “información vital en zonas de catástrofe o de conflicto”. Utilizando su mapa, e incluso sin registrarnos, podemos ver ofrecimientos, y necesidades. La información de Genbeta señala que podemos publicar “necesidades con intermediación”, si uno de nuestros conocido no tiene medios o conocimientos para publicar.

Consejos de privacidad y de seguridad para la compra a colectivos de riesgo

En este tipo de iniciativas, como la de FrenaLaCurva, uno de los obstáculos suele ser la pérdida de privacidad de quien se ofrece y de quien necesita ayuda. Por ello, en las instrucciones, recomiendan no dar la dirección del hogar ni el nombre de la persona dependiente, sino direcciones aproximadas. Asimismo, recomiendan dar el correo electrónico en vez del teléfono, al menos públicamente, para proteger la privacidad.

En el apartado de instrucciones también se recuerda que no debe haber contacto físico, que hay que dar la compra en la puerta, hablar a unos dos metros y no hacer intercambio de monedas y billetes. Hay que tener muy en cuenta este tipo de recomendaciones.