Toma nota

¿Duermes con la puerta de tu habitación abierta? Pues deberías cerrarla, puede salvar tu vida

47
Mujer durmiendo en la cama

La mayoría de la población duerme con la puerta de su habitación abierta, pero es mucho más seguro dejarla cerrada puesto que aumenta considerablemente las probabilidades de supervivencia en caso de que se produzca un incendio en tu hogar. Así lo advierten los bomberos y la campaña “Close Before You Doze” (“Cierra antes de dormir”), impulsada por el Instituto de Seguridad contra Incendios con el objetivo de concienciar a la sociedad de la importancia de dormir con la puerta del cuarto cerrada para estar más seguros frente al fuego.

Según su información, solo el 29% duerme siempre con la puerta de su habitación cerrada a pesar de que el tiempo de propagación de las llamas es mucho menor en las viviendas actuales que en las antiguas. Concretamente, ahora se disponen de menos de tres minutos para abandonar la casa una vez que salta la alarma de incendios mientras que hace 40 años se contaban con alrededor de 15 minutos más.

Esta diferencia se debe a la propia construcción de las viviendas, puesto que ahora tienen menos habitaciones pero más grandes y conectadas, lo que provoca que el fuego tenga menos barreras para extenderse. Además, ha aumentado el uso de materiales sintéticos en los muebles, por lo que prenden más rápido y las llamas son más tóxicas.

Los datos del Instituto de Seguridad contra Incendios también exponen que una habitación abierta frente a una cerrada marca una diferencia de más de 500 grados Celsius en caso de incendio. La primera puede  llegar a alcanzar 537ºC mientras que la segunda podría limitarse a 37ºC. Asimismo, destacan que varían sustancialmente los niveles de monóxido de carbono, de 1.000 PPM cuando la puerta se deja cerrada a los 10.000 PPM cuando permanece abierta.

El vídeo que demuestra la importancia de tener las puertas cerradas en un incendio

Para ilustrar todas estas diferencias y concienciar a la sociedad de la importancia de “Cerrar (las puertas) antes de dormir”, el Instituto de Seguridad contra Incendios hizo una demostración a un grupo de personas de lo que sucede tras un incendio en función de si se ha dejado la puerta de la habitación abierta o cerrada. El resultado es más que evidente y una clara lección de por qué se deben cerrar las puertas cuando se va a dormir.

El objetivo de esta campaña es salvar vidas en los incendios que se producen en los hogares y los mensajes clave que quieren transmitir a la población para protegerse ante ellos son la importancia de contar con detectores de humo dentro y fuera de todas las habitaciones de la casa, y con un plan de escape para los incendios, de forma que se sepa cómo salir rápidamente de él y, si no es posible, tengan una puerta cerrada que les separe del fuego, “lo que es crucial para la supervivencia”.