Se llamaba Hugo y tenía 17 años

Un joven con cáncer terminal concede una emocionante e inspiradora entrevista un día antes de morir

97
Hug, joven de 17 años fallecido en septiembre de 2021 de un cáncer terminal

Este pasado domingo, 19 de septiembre, Nius Diario publicó un artículo muy especial dedicado a un joven de 17 años llamado Hugo que quiso contar su historia y que, desgraciadamente, falleció antes de poder verla publicada.

Hugo padecía un cáncer en fase terminal y concedió una entrevista al citado medio solamente un día antes de que esta terrible enfermedad le arrebatara la vida. Lo hizo en el parque madrileño de El Retiro y con dos claros objetivos: hacer reflexionar a los jóvenes y reivindicar más investigación.

Durante su charla, explicó que su madre fue la que hace un año le comunicó que le habían diagnosticado un linfoma y que en un principio no se lo podía creer. «Es imposible. Soy deportista, ¿por qué a mí? Pero luego, bueno, lo asimilas y dices: ‘A luchar y a lo que sea’. No sirve de nada enfadarse, como ahora, que no pueden hacer nada más…», dice en su grabación.

«Yo quiero contar mi historia porque creo que puede servir a mucha gente de mi edad a darse cuenta que hay que valorar más la vida, que hay que disfrutar el día a día y vivir», prosigue.

Hugo utiliza esta entrevista como un homenaje «a la gente que me ha ayudado siempre». Cita a su madre, a su padre, a sus tíos y a su hermana Marta, de 14 años y quien fue su donante de médula.

Reivindicó la investigación y la educación emocional

Como hemos señalado, reivindicar la investigación era otro de sus objetivos y lo hizo con esta declaración:

«Yo pido más investigación. En un año han hecho una vacuna súper mundial para una enfermedad que hace dos años no existía y el cáncer lleva existiendo mucho más tiempo y aún no se cura. Si no se investiga al final sigue ahí, y hay mucha gente que se muere».

Además, Hugo también manifestó que le gustaría que haya una educación emocional que empape todas las etapas de la vida escolar de los niños y adolescentes para que estén más preparados que él si tienen que enfrentarse a un diagnóstico como el suyo y «para que todos aprendamos a exprimir la vida, a no preocuparnos por tonterías. A vivir».

Al tener que enfrentarse al cáncer, él aprendió que la vida se puede esfumar en un momento y que el tiempo no se puede perder. «Tú no lo hiciste: en este año tan duro tuviste que dejar el bachillerato de ciencias sociales que hacías en tu pueblo, La Adrada (Ávila), pero conseguiste estudiar un grado medio de administrativo. Y te sentías orgulloso: ‘Es lo que quería, sentir que consigo cosas aunque esté así. Estoy contento de haber estudiado el grado'», se lee en el artículo.

En el vídeo de su entrevista, Hugo también afirma sentirse feliz por estar diciendo lo que siente y relajado por «estar haciendo algo que quería hacer». Desde aquí te damos las gracias por haber compartido tu historia y por tus inspiradoras palabras. Descansa en paz, Hugo.