Dramática historia de amor acontecida en Escocia

Muere en su boda mientras su prometida caminaba hacia el altar

174

Dramática historia de amor la protagonizada por Paul Wynn, de 57 años, a quien le diagnosticaron de cáncer solo ocho días antes de casarse, y su novia, Alison Wyyn, con quien tenía cinco hijos en común, en la ciudad escocesa de Saltcoast el pasado 25 de junio. Y es que tras 21 años de relación, el cáncer de Paul no le dio una pequeña tregua, unas horas, para concluir la ceremonia, en la que se vivieron unas escenas desoladoras.

Y eso que los médicos que le diagnosticaron la enfermedad y le indicaron que se había extendido al páncreas le anunciaron que aún le quedaban entre seis semanas y dos meses de vida, tiempo en el que él, junto a su novia, organizaron una boda que, lamentablemente, no discurrió como cabía imaginar.

Mientras Alison Wynn caminaba por el pasillo en la iglesia, pudo ver cómo Paul se desplomaba. “Cuando llegué a él, lo llamé un par de veces”, ha explicado esta, quien además señaló que Paul “no se dio la vuelta, no me miró y me derrumbé y comencé a gritar su nombre”. Los servicios de emergencia intentaron reanimarlo con resucitación cardiopulmonar y un desfibrilador, pero fue en vano.

Alison cuenta que su pareja fue por primera vez al médico en mayo de este año con quejas sobre el sangrado constante de su ombligo. Ella también estaba alarmada por la cantidad de peso que estaba perdiendo. Más tarde tuvo problemas para comer y retener los alimentos y, finalmente, solo pudo consumir líquidos cuando recibió el diagnóstico de cáncer, pocos días antes de su muerte.